Publicaciones etiquetadas con: Tradición de Moisés

El éxodo desde Egipto: entrevista a Gerardo Jofre, especialista en arqueología bíblica

De alguna manera, este audio que me enviaron a la página de Facebook quedó en el olvido durante meses. Una lástima porque resultó ser una entrevista altamente informativa y entretenida, que trata de temas como la figura de Moisés, el estado de la cuestión respecto a la arqueología del éxodo, y un largo etc. Corrigiendo ese error, ahora la comparto con Uds. Muchas gracias al contertulio Jorge Onsulve Orellana (presentador del espacio La Fábrica de la Ciencia, donde se emitió la entrevista) por el dato. Gerardo Jofre es Miembro de la Asociación Española de Canonistas, Abogado y Graduado Social, y colaborador en el Gran Diccionario Enciclopédico de la Biblia, editado por Alfonso Ropero Berzosa y publicado por Editorial Clie. Disfruten.

También pueden descargarlo aquí.

Relacionado con el tema, ver la ponencia de Richard E. Friedman “El éxodo basado en las fuentes mismas”, y los documentales “José y su túnica multicolor” y  “Josué y la batalla de Jericó” en nuestro canal de Youtube.

moisesbaculoroca

Categorías: Editorial, Entrevistas | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Afirmaciones sobre los estudios bíblicos que los pastores deben dejar de decir a sus congregaciones (parte 1)

La inspiración para este texto es doble: primero, un post de tema similar que Peter Enns hizo hace algún tiempo; y segundo, el malestar y la frustración de oír a mi pastor ayer usando a Lee Strobel (¡por Dios!) para defender la historicidad de la crucifixión y la resurrección de Jesús. Ya venía con ganas de escribir acerca de este tema, pero con la cantidad de cosas que tuve que escuchar ayer… Todos sabemos de casos en que hay una brecha muy grande entre las iglesias y la sociedad en general: al valorar negativamente los valores dominantes muchas (sobre todo protestantes) se encierran en sí mismas y canonizan estructuras de dominación que buscan reglamentar, por ejemplo, la cultura, el cuerpo y las relaciones sociales (la música que se escucha, la forma de vestirse y peinarse, las relaciones entre hombres y mujeres, los espacios y roles de género “adecuados”, etc). Pero tan grave como eso (y puede que más) es la brecha que se genera entre las iglesias y el estudio científico de la Biblia, porque como la gente común y corriente no tiene acceso a el en lugar de aprovechar sus resultados y avances (que son muchos y muy valiosos) simplemente son ignorados y en su lugar se usan conceptos e interpretaciones hace ya mucho matizados, complementados o superados. Seguirlos repitiendo puede ser muy efectivo para que un pastor entusiasme y “afirme la fe” de los oyentes pero eso no los hace verdad, y los problemas vienen cuando las personas aprenden que muchas de las cosas que les han enseñado toda la vida en realidad no son tan así:

1. “Moisés escribió el Pentateuco y la Hipótesis Documentaria ya ha sido refutada”.

Falso. Los libros del Pentateuco no fueron escritos por Moisés sino que fueron formados a lo largo de varios siglos a partir de textos individuales (fuentes) que desde el siglo VIII al VI a.C. aprox. fueron sucesivamente combinados y editados hasta llegar a la forma que conocemos hoy.

La Hipótesis Documentaria no significa que todas las historias fueron inventadas tardíamente, como temen algunos. Al contrario, lo que muestra son textos hebreos, algunos de ellos muy antiguos, que fueron adaptados para ser relevantes para las personas de fe de su propia época (y cuyo resultado final es importante incluso para las personas de hoy). Así que aceptarla no implica necesariamente abandonar la fe ni cuestionar la autoridad o el carácter sagrado  del texto. Simplemente es una explicación a la pregunta de cómo llegó a existir el texto que tenemos. En su conjunto, la Hipótesis Documentaria sigue siendo la mejor explicación y es enseñada en todo el mundo en las instituciones de educación superior que se dedican a los Estudios Bíblicos (excepto en las más fundamentalistas). Pese a lo mucho que se afirma que ya ha sido superada, hay pruebas muy fuertes como la evidencia linguística o la de convergencia que nunca son siquiera mencionadas, mucho menos rebatidas. Esto no quiere decir que no haya debates entre especialistas sobre aspectos específicos y que no se sigan proponiendo explicaciones alternativas o complementarias, y que lo que sí ha sido superado es la interpretación de los estudiosos del siglo XIX de cuáles eran las fuentes y de dónde provenían. Pero la Hipótesis Documentaria se mantiene, y cualquiera que quiera decir algo sobre quién fue el autor de Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio primero tiene que buscar una explicación que sea mejor que la que dice que son una combinación de distintas fuentes a lo largo de varios siglos.

2. “La Arqueología ha confirmado la veracidad de los relatos de los Patriarcas, el Éxodo y la conquista de Canaán”.

En realidad no. Se han encontrado muchas pruebas de la presencia de los judíos en la tierra de Israel, incluyendo hallazgos muy importantes como la inscripción de Tel Dan en la que se lee “el rey de la casa de David”. Pero respecto a la etapa de formación del pueblo de Israel, incluyendo el Éxodo, los 40 años en el desierto y la conquista de Canaán la arqueología no da evidencia positiva, y no es por falta de búsqueda. Peter Enns resume de la siguiente manera la situación en el posteo que citamos arriba:

“El enorme consenso es que en el mejor de los casos hay escasa evidencia indirecta para estos episodios bíblicos, y para la conquista existe considerable evidencia en su contra. Eso no significa que no haya trabajo por hacer, y que no haya que mantener la mente abierta. ¿Quién sabe qué nos traerá el futuro? Pero mi punto es el siguiente: en la actualidad decir que la arqueología apoya la exactitud histórica de la Biblia puede ser cierto para algunas cosas, pero no para la historia fundacional de los orígenes de Israel: la esclavitud, el Éxodo y la conquista. Este ha sido y sigue siendo un gran problema, y afirmar lo contrario sólo empeora la cuestión.”

En las siguientes entregas de “Afirmaciones sobre los estudios bíblicos que los pastores deben dejar de decir a sus congregaciones” (quizá me puedan ayudar con una abreviación) veremos si tenemos los originales de los libros del Nuevo Testamento, si los evangelios fueron escritos por testigos oculares (o si tienen información de testigos oculares, que no es lo mismo), si la resurrección de Jesús o la tumba vacía pueden ser comprobados históricamente, y si el estudio histórico-crítico de la Biblia lleva a perder la fe.

Categorías: Editorial | Etiquetas: , , , , , , | 4 comentarios

¿Quién escribió la Biblia?: La tradición de Moisés

“Si Moisés no escribió los cinco primeros libros de la Biblia entonces es una gran mentira, lo que significa que las personas religiosas han sido llevadas a creer algo que es completamente falso.”

Robert Beckford

Comenzamos con la primera parte de los comentarios a Who Wrote the Bible?, en que Robert Beckford muestra su trasfondo personal como cristiano y cómo este chocó con su formación académica y con los resultados de la arqueología moderna en torno a la veracidad histórica del Antiguo Testamento.

     La tradición de que Moisés escribió el Pentateuco está bien establecida en la Antigüedad, pero sólo a partir de una época relativamente tardía: ningún texto anterior al Exilio en Babilonia (586 a.C.) hace referencia a ella – ver 2 Crónicas 25:4 = 2 Reyes 14:6  (en que se cita a Deuteronomio 24:16); 2 Crónicas 35:12; Esdras 6:18; Nehemías 13:1. Como veremos en los siguientes posteos, aquel fue un periodo de intensas redefiniciones para la religión judía, lo cual explicaría el intento de recurrir a la figura de Moisés y a su autoridad. Esto puede verse, por ejemplo, en la cita de 2 Crónicas 25:4, en que el rey Amasías actúa “según lo que está escrito en la ley, en el libro de Moisés”, mientras que en la versión de esos hechos en 2 Reyes 14:6, escrito antes del Exilio, no se atribuye su autoría directamente a Moisés sino que sólo se hace referencia a que recibió la ley de parte de Yahveh.

     Pese a que a veces se cita el pasaje en que Moisés escribe “esta ley/torá” y la entrega a los sacerdotes (Deuteronomio 31:9), no hay nada en el texto que apunte a que Moisés sea el autor de todo el Pentateuco. Más aún, hay muchos elementos dentro del mismo Pentateuco que no se condicen con esa idea, siendo el más obvio el relato de la muerte del propio Moisés (Deuteronomio 34:5-6), en el cual, además, el narrador habla desde un “ahora” posterior al evento que relata: “y ninguno conoce el lugar de su sepultura hasta hoy“. Estos y otros problemas son los que llevaron a poner en duda la veracidad de la tradición de Moisés. Y conviene recalcar que no se trata de argumentos  rebuscados ni que aparezcan sólo en pasajes aislados, sino que lo hacen a lo largo de todo el texto, y son extremadamente variados y contundentes.

     Sin embargo, como recuerda acertadamente G.I. Davies (1), atribuir la autoría del Pentateuco a Moisés es una de teorías posibles para explicar el fenómeno, el punto es que parece explicarlo de peor forma que las teorías de la investigación crítica. Si hoy en día la inmensa mayoría de los especialistas concuerdan en que la tradición de Moisés tiene poco o ningún sustento histórico es simplemente en base a los méritos de cada proposición, no por prejuicios antireligiosos.

     Así, pese a que la tradición de Moisés es un intento por explicar quién escribió los cinco primeros libros de la Biblia, en realidad presenta grandes problemas y no es la mejor de las explicaciones que se han propuesto. En la revisión de la segunda parte de Who Wrote the Bible? revisaremos los principales argumentos en esta discusión.

Notas:

(1) Davies, G.I. “‘Introduction to the Pentateuch”, en Barton, J. & Muddiman J. (eds.) The Oxford Bible Commentary, Oxford University Press, 2007, p. 20. (enlace en Google books aquí)

Categorías: Editorial | Etiquetas: , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.