Publicaciones etiquetadas con: Pentateuco – Autores

“La Biblia es más que la suma de sus partes”. Entrevista a Richard E. Friedman

La siguiente entrevista a Richard E. Friedman, publicada en el sitio beliefnet.com en 2004, complementa los puntos revisados anteriormente respecto a la formación del Pentateuco a partir de las fuentes J, E, P y D; y permite tener una idea de las posturas personales del autor respecto al tema. (Enlace original, aquí).

El Equipo Editorial detrás de la Biblia

¿Quién escribió los primeros cinco libros de la Biblia ?

Por http://www.beliefnet.com

Richard E. Friedman

-En su introducción, usted dice que su trabajo – identificando y separando los diferentes autores de los primeros cinco libros de la Biblia – no tiene la intención de producir crisis de fe. Obviamente, hay gente con una firme convicción sobre el autor de la Biblia. ¿Cuál es el papel de la inspiración divina aquí?

Algunos de los primeros estudiosos de la Biblia que se preguntaron quiénes eran los autores decían: “Bueno, no fue una sola persona, no fue Moisés quien escribió los primeros cinco libros”- incluso siendo piadosos rabinos, sacerdotes o ministros. Su respuesta fue: “Está bien, no fue Moisés quien los escribió, fueron otras personas, pero aún así vino de Dios.” Hoy en día, hay judíos y cristianos religiosos que adoptan ese mismo punto de vista: que todavía podrían ser de origen divino. Pero para otros, este es un punto de vista problemático e inaceptable. Se inclinan por la tradición de que fueron dictados por Dios a Moisés en el Sinaí. Así que, sí, para ellos es un tema complicado.

Mi propósito es poner la evidencia delante de todos, para que puedan argumentar a favor o en contra de ella. El propósito no es hacer daño. La gente se imagina que todo el tiempo estoy siendo atacado por los cristianos fundamentalistas y los judíos ortodoxos, pero en realidad no es así. Nos mantenemos en un respetuoso desacuerdo.

-Su nuevo libro, “La Biblia con sus fuentes reveladas”, habla de los diferentes autores de los primeros cinco libros de la Biblia. ¿Quiénes son estos autores?

Las principales y más extensas fuentes son los textos J y E, llamados así porque, entre las muchas diferencias entre ellos, cada uno tiene una idea diferente acerca de cuándo el nombre de Dios, Yahveh, fue conocido por la humanidad.

Uno de ellos tiene la idea de que el nombre “Yahveh” era conocido desde los primeros tiempos, y se llama J, debido a la palabra alemana Jahwe (los eruditos bíblicos alemanes desempeñaron un papel prominente en la identificación de J).

La otra fuente entiende que el nombre de Dios no se reveló hasta muy tarde, en la época de Moisés, así que hasta ese momento Dios era conocido como Dios, que en hebreo es Elohim. Es por eso que es llamada E.

Esas dos fuentes provienen de un periodo muy temprano de la historia israelita. Sabemos esto por varias razones, sobre todo porque utilizan un hebreo más antiguo que las otras partes de los cinco libros.

Seguir leyendo >>

Anuncios
Categorías: Entrevistas, Traducciones | Etiquetas: , | 2 comentarios

Video: entrevista a Richard E. Friedman

     En 2002, Richard E. Friedman fue entrevistado por Thomas Levy en “Dig This”, un programa de la University of California, San Diego, en EE.UU. En la entrevista se abordan varios de los temas que hemos venido tratando respecto a la formación del Pentateuco, la relación de la  Biblia con la Arqueología, y la importancia de los estudios bíblicos hoy. Notable el ejemplo con Hamlet c. del minuto 24.

Para ver los subtítulos en español deben activar el botón en el reproductor de Youtube. Además, los subtítulos pueden agrandarse usando la tecla + (más), o achicarse usando la tecla – (menos). Disfruten.

Categorías: Entrevistas, Videos | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

¿Qué son los textos ‘J’, ‘E’ y ‘P’ del Génesis?

Para ver en acción algunos aspectos de la Hipótesis Documentaria que hemos presentado hasta ahora, ofrecemos la traducción de un instructivo texto en donde L. Kip Wheeler analiza las historias de la creación de Génesis  1 y 2.
El texto completo (en inglés) aquí.

¿Qué son los textos ‘J’, ‘E’ y ‘P’ del Génesis?

Por L. Kip Wheeler

Para entender a lo que se refieren los expertos cuando hablan de los textos ‘J’, ‘E’ o ‘P’ del texto del Génesis ayuda si nos fijamos en los dos primeros capítulos del Génesis, que ilustran el tema. Si notamos en primer lugar algunas rarezas en el texto, se hace más fácil ver cómo los investigadores han formulado las ideas de los textos ‘J’, ‘E’ y ‘P’.

     Para comenzar, desde que la crítica textual y sus técnicas sistemáticas para el análisis de los manuscritos antiguos empezaron a estar disponibles, en los siglos XVIII y XIX (e incluso antes en lecturas no académicas desde el Renacimiento), muchos lectores han notado algunos detalles extraños en el libro que llamamos Génesis. La primera parte de Génesis (1:1 – 2:3) difiere de las partes que siguen (Génesis 2:4 – 3:23) en formas interesantes.

1. En primer lugar, cada una de estas dos secciones de Génesis contiene una introducción diferente a la historia de la creación. Génesis 1 se inicia con la elocuente y citable, En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

El texto llega a su fin en Génesis 2:1, donde la voz narrativa anuncia: “Así quedaron terminados los cielos y la tierra, y todo lo que hay en ellos.” Finis. Fin. Sin embargo, una segunda introducción aparece en Génesis 2:4: “Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, y toda planta del campo antes que fuese en la tierra…” Esto en parece un poco redundante – al menos en la superficie. Parece sugerir una segunda historia de la creación en lugar de sólo una.

2. Las secciones también difieren en el género literario. Una está escrita en poesía y la otra está escrita en prosa. Génesis 1:1 – 2:3 es un texto poético. Está escrita de acuerdo a una métrica y, probablemente, el escritor (o escritores) pretendía que fuera cantada como un himno. La rima no es tan importante en la poesía hebrea, pero los poemas hebreos suelen utilizar la repetición, el quiasmo, el paralelismo, y otros esquemas y figuras retóricas. El texto de Génesis 1 texto utiliza un “estilo elevado” y los recursos artísticos comunes a la poesía hebrea – especialmente la catacresis, la anáfora, y el paralelismo. Para indicar estas cualidades artísticas aquí, la mayoría de las traducciones NVI reproducen el texto con una sangría francesa para indicar la estructura poética. Cada sección comienza con una anáfora: “Y dijo Dios…” Cada sección termina con una epístrofe: “Y fue la tarde y la mañana el día…” Asimismo, después de los primeros dos días, tenemos la repetición artística de la frase “Y vio Dios que era bueno”, que conduce a un crescendo final “y era muy bueno” en Génesis 1:31. Esta estructura es poesía de alta calidad en el mejor estilo hebreo.

Esto contrasta con lo que sigue. Génesis 2:4-3:23 no es un texto poético. Está escrito en prosa, no en verso – sin una métrica. No utiliza la anáfora y el paralelismo de la misma manera que la primera sección. Para indicar el carácter no-poético del texto aquí, la mayoría de las traducciones NVI dividen el texto en párrafos. En términos de recursos literarios, los principales esquemas y figuras literarias son juegos de palabras, que en hebreo proporcionan etimologías populares. Por ejemplo, la voz narrativa nos dice que la humanidad (la palabra hebrea adam) se llama adam porque Dios la hizo a partir de adamah (tierra o polvo). La etimología popular ofrece una etiología que explica por qué la palabra “mujer” en hebreo suena tan parecido a la palabra hebrea para “hombre”.

Seguir leyendo >>

Categorías: Traducciones | Etiquetas: , , | 2 comentarios

¿Quién escribió la Biblia?: La formulación de la Hipótesis Documentaria

“Por lo menos desde el periodo medieval ha habido rabinos preguntándose si es que hay partes de la Torá que Moisés no escribió. Pero no fue hasta el siglo XIX que un investigador alemán, de nombre Wellhausen, presentó la teoría que sugiere que, de hecho, hay cuatro fuentes literarias diferentes en el Pentateuco.”

Jill Middlemas

     Como vimos en un posteo anterior, hay elementos dentro del texto del Pentateuco que no se condicen con la tradición de que Moisés es su autor. A lo largo de los siglos, y lentamente, aparecieron explicaciones para esos problemas y contradicciones hasta llegar al siglo XIX (con investigadores como Hermann Hupfeld, Abraham Kuenen, Karl Graf y Julius Wellhausen) a la formulación de la Hipótesis Documentaria. Esta postula que los textos del Pentateuco se formaron a través de un largo proceso entre los siglos X y VI-V a.C., a partir de (por lo menos) cuatro fuentes literarias separadas entre sí (J, E, P y D), y que fueron unidas por editores en la forma que tienen actualmente.

G. I. Davies (1) distingue cuatro etapas en la formulación de esta explicación:

1. El primer paso fue la aceptación de que hay motivos para hacer la pregunta de quién es realmente el autor, es decir, que la tradición de Moisés no es una explicación adecuada por cuanto es una tradición relativamente tardía (no anterior al exilio en Babilonia) y el texto presenta elementos contrarios a tal idea, como el relato de la muerte del propio Moisés.

2. El segundo paso fue el análisis del texto, que mostró muchos elementos favorables a la idea de que dos o más relatos originalmente separados había sido unidos. Por ejemplo, hay historias que aparecen más de un vez: dos historias de la Creación, dos relatos del Diluvio, o dos versiones de José vendido a Egipto. Y esas distintas versiones muestran un vocabulario distintivo, es decir, usan diferentes palabras para la misma cosa. El ejemplo clásico es el de los nombres de Dios: así, en una sección del relato del diluvio Dios dice a Noé que de los animales, las aves, los reptiles, deben entrar al arca dos de cada especie, macho y hembra (Gen. 6:19-20); y luego que de cada animal limpio siete parejas macho y hembra, de los animales que no son limpios una pareja, y de las aves también siete parejas (Gen. 7:2-3). En la sección que habla sólo de una pareja de cada animal a Dios se le llama únicamente Elohim; mientras que en la versión que incorpora las siete parejas de animales puros y las siete parejas de aves, a Dios se le llama únicamente por su nombre: Yahvé. Hoy, sabemos que la primera de las versiones pertenece a la fuente ‘P’, que evita usar el nombre de Dios, Yahvé; mientras que la segunda versión pertenece a ‘J’, que no tiene mayor problema en usar el nombre Yahvé desde el relato de la Creación. Por lo tanto, tenemos la presencia de dos versiones con detalles diferentes, cada una con una forma distinta para nombrar a Dios, cada una con afinidades a una historia de la Creación en particular (la que llama a Dios Yahvé es más afín a la historia de la Creación de Génesis 2; mientras que la que lo llama Elohim a la de Génesis 1), y con motivaciones importantes para estas características especiales: para ‘P’ era importante mostrar que el nombre de Dios, Yahvé, sólo fue revelado a los seres humanos con Moisés; mientras que para ‘J’ era conocido desde las primeras generaciones de humanos. (2)

3. El tercer paso consistió en buscar un modelo que explicara las relaciones entre las fuentes, llegándose a la conclusión de que la mejor explicación es la de las cuatro fuentes independientes defendida por Wellhausen,

4.  y el cuarto paso intentó identificar cuál fue escrita primero y cual después, y en qué fechas. Por lo general, se acepta que ‘J’ (nombrada así porque desde un principio llama a Dios ‘Yahvé’, en alemán ‘Jahweh’) fue la primera en ser escrita, en el siglo IX a.C.; ‘E’ (que recibe su nombre porque llama a Dios ‘Elohim’) en el siglo VIII a.C.; ‘D’ (o fuente Deuteronomista) en el siglo VII a.C.; y ‘P’ (o fuente sacerdotal, en alemán ‘Priesterschrift’) en el siglo V a.C. (3)

     El libro de Richard E. Friedman ¿Quién escribió la Biblia? entrega un panorama global de las etapas en la formulación de la hipótesis, y puede leerse aquí.

Notas:

(1) Davies, G. “Introduction to the Pentateuch”, en Barton, J. & Muddiman J. (eds.) The Oxford Bible Commentary, Oxford University Press, 2007, pp. 15 y ss. (enlace en Google books aquí).

(2) Friedman, R. The Bible with Sources Revealed, HarperSanFrancisco, 2003, p. 10.

(3) Davies, G., op. cit., p. 19. (enlace en Google books aquí).

Categorías: Videos | Etiquetas: | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.