Publicaciones etiquetadas con: Evangelio de Marcos

Video: N. T. Wright – Reino y Cruz: el olvidado mensaje de los evangelios

Este video es un excelente material introductorio al estudio de los evangelios del Nuevo Testamento. El teólogo inglés N. T. Wright plantea a través de la pregunta “¿por qué vivió Jesús?” (y no la pregunta cristiana habitual: ¿por qué murió Jesús?) el tema de qué son los evangelios, cómo funcionan, qué están diciendo en realidad. Sumamente recomendado (abajo, la transcripción/traducción; los ‘[…]’ indican fragmentos breves que han sido editados para mayor fluidez de lectura). Disfruten.

N. T. Wright es profesor en la University of St. Andrews, Escocia, uno de los grandes especialistas en Pablo y en el Nuevo Testamento en la actualidad, autor de numerosos libros y ex obispo de la Iglesia de Inglaterra.

Sigue leyendo

Categorías: Traducciones, Videos | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Dos artículos de Ariel Álvarez Valdés sobre la muerte de Jesús

La revista Cuestiones Teológicas de la Universidad Pontificia Bolivariana tiene dos artículos del biblista argentino Ariel Álvarez Valdés que conviene tener presentes.

El primero es “¿Por qué mataron a Jesús?” (Vol. 34, Núm. 82), (descargar), cuyo resumen dice:

“Este artículo nos recrea de una manera sencilla las diversas lecturas que cada comunidad evangélica dio al problema inmediato que llevó a Jesús a la crucifixión. Cerca del final de su vida, Jesús tuvo una disputa con los vendedores del Templo que le costó la vida. ¿Por qué? Exactamente no lo sabemos. Pero cada evangelista se encargó de darle su propia interpretación, según su teología y sus destinatarios. Para Marcos, Jesús quiso abrir el Templo a los paganos. Para Mateo, quiso purificarlo. Para Lucas, quiso adaptarlo. Y para Juan, lo que decidió la muerte de Jesús fue el haber dado la vida a Lázaro”.

El segundo, “¿Cómo fue el entierro de Jesús?” (Vol. 33, Núm. 80), (descargar):

“El autor, a través de un recorrido por los relatos canónicos sobre el entierro de Jesús, muestra cómo la descripción evolucionó de acuerdo con la teología de cada uno de los evangelistas. Para Marcos, Jesús fue sepultado por un judío, miembro del Sanedrín, quien lo inhumó sólo para cumplir con la Ley judía; le practicó un entierro deshonroso, propio de un malhechor, y puso su cuerpo en una gruta cercana al lugar de la ejecución. Según Mateo, quien enterró a Jesús fue un discípulo suyo, un hombre rico el cual le preparó un entierro digno, y hasta le cedió su propia tumba. Para Lucas, a Jesús lo enterró un judío, miembro del Sanedrín, quien miraba a Jesús como un hombre de Dios, por eso no votó contra él durante el juicio. Por último, en el cuarto evangelio, el entierro de Jesús fue hecho por dos personas admiradoras de Jesús, pero cobardes y temerosas, lo seguían en secreto, pero al final dieron la cara en el momento más peligroso y difícil”.

Categorías: Descargas, Editorial | Etiquetas: , , , , , , , | 1 comentario

Pastor evangélico murió por algo que Jesús no dijo (Marcos 16:18)

La semana pasada se informaba de un pastor de Kentucky, EE.UU., que falleció tras ser mordido por una serpiente venenosa y no querer ser medicado. Esta persona era uno de los llamados snake handlers [manipuladores de serpientes], un pequeño gupo de evangélicos estadounidenses que en sus reuniones religiosas toman a los peligrosos reptiles con las manos, intentando mostrar que realmente creen en Jesús. Así, según informa CNN en Español, “el férreo creyente pentecostal dijo que creía que un pasaje en la Biblia sugería que las mordeduras de serpiente venenosas no causarían daño a los creyentes siempre que fueran ungidos por Dios”. El pasaje en cuestión es Marcos 16:17-18, que en la versión Reina-Valera 1960 dice:

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.”

Final del Evangelio de Marcos en el Codex Sinaiticus (s. IV). El texto termina (arriba a la derecha) en el versículo 8. Fotografía: codexsinaiticus.org

Uno de los problemas que surgen con este caso, además de la “temeridad” de aquel hombre (por decirlo de manera amable), no es que el pasaje deba ser leído metafórica o simbólicamente en vez de manera literal, que es el primer comentario que hicieron algunas personas, sino que hace mucho tiempo se sabe que ese pasaje no estaba en el Evangelio de Marcos original. Dicho evangelio terminaba en 16:8: “Y ellas se fueron huyendo del sepulcro, porque les había tomado temblor y espanto; ni decían nada a nadie, porque tenían miedo”.

Sabemos esto porque los versículos del 9 al 20 no aparecen en los manuscritos más antiguos y confiables que tenemos y porque ese texto era desconocido hasta una fecha más bien tardía. Pero además, los versículos 9-20 es sólo uno de varios “finales” de Marcos que aparecen en los manuscritos antiguos, y que probablemente fueron añadidos debido a lo extraño que resulta que el texto termine en el versículo 8 (por ejemplo, “¿cómo que las mujeres no les dijeron a nadie?”).(1) Quienes tengan una Biblia Nueva Versión Internacional (NVI) o Nueva Traducción Viviente (NTV), por ejemplo, notarán que en la nota al pie de página dice algo así como “los manuscritos más antiguos y confiables del Evangelio de Marcos terminan aquí/no incluyen Mc 16:9-20”. Pero también se informa que otros manuscritos incluyen otros finales. Así, el de 16:9-20 es el llamado “final largo” de Marcos; pero en otros manuscritos, después de 16:8 aparece el siguiente “final corto”: Luego ellas informaron todo eso a Pedro y a sus compañeros brevemente. Tiempo después, Jesús mismo los envió del oriente al occidente con el sagrado e inagotable mensaje de salvación que da vida eterna. Amén (NTV). Y curiosamente, como mencionamos antes, el verdadero final del evangelio no era ninguno de esos dos textos. Lo malo es que muy poca gente lee siquiera esas notas, y muchas menos saben qué quiere decir todo aquello y qué desafíos les plantea como creyentes.

Al final, la pregunta es qué hay que hacer con pasajes como estos: si ninguno de esos dos finales estaba en el Evangelio de Marcos tal como fue escrito por su autor, ¿se los debe considerar Escritura? ¿Sólo el final largo, o los dos? ¿El largo sí y el corto no (o viceversa)? ¿En base a qué criterios? Por favor, noten que no estoy sugiriendo que se los deje de considerar Escritura o “inspirados” porque, por ejemplo, podría ser que la inspiración estuvo también sobre la tradición de la iglesia primitiva que creó el final de Marcos que tenemos en las biblias actuales. La pregunta es en base a qué se los considera Escritura o no. Si Ud. cree que Mc 16:9-20 sí es inspirado, deberá tener también una justificación para su decisión en esto, y en definitiva para su propia fe.

Todo esto es un tema muy complicado y desconocido para la gran mayoría de los cristianos (a quienes más importa todo esto), por lo que es necesario educarse y reflexionar sobre porqué creemos lo que creemos, sin temer perder la fe o la comodidad teológica. Como dice el título de este posteo, es muy probable que Jesús nunca haya dicho “…tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño…”, pero eso no quiere decir que no podamos saber nada acerca de Jesús. Eso sí, los manuscritos antiguos del evangelio de Marcos nos dan una razón menos para tomar serpientes venenosas con las manos.

Notas:

(1) Para una breve discusión de este pasaje, leer las páginas 88-92 del libro Jesús no dijo eso (disponible aquí) del especialista en crítica textual del Nuevo Testamento Bart D. Erhman.

Para un comentario más especializado: Metzger, Bruce M., A Textual Commentary on the Greek New Testament: a Companion Volume to the United Bible Societies’ Greek New Testament (Third Edition), United Bible Societies, 1971, pp. 102-106 (que se puede leer aquí), y también el comentario online de Wielland Wilker (disponible aquí).

Categorías: Editorial | Etiquetas: , , , , | 3 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.