Publicaciones etiquetadas con: Adán y Eva

Adán, Eva y la serpiente de Génesis 3

La siguiente columna del biblista argentino Ariel Álvarez Valdés explora la historia de Adán, Eva y la serpiente de Génesis 3 en el contexto histórico y las controversias religiosas del antiguo Israel con la religión canaanita. Enlace original aquí.

La serpiente del paraíso

por Ariel Álvarez Valdés

Una víbora que habla

Hay un enigma que siempre ha intrigado a los lectores de la Biblia, y que tiene que ver con el relato del pecado original: es el de la serpiente que tentó a la mujer en el Paraíso. ¿Quién era realmente? El Génesis afirma que se trataba de un simple animal del campo, uno más de los que Dios había creado (3,1). Pero poco después vemos que la serpiente conversa con Eva. ¿Cómo pudo hablar, si era una víbora? ¿Y cómo podía tener una inteligencia superior a la del hombre (como dice en 3,5)? No puede ser, evidentemente, un animal real. ¿Quién era entonces?

Algunos sostienen que sí era un animal real pero que estaba poseído por el Diablo para engañar a Eva. Pero si la serpiente era sólo un instrumento del Diablo, ¿por qué entonces Dios la castiga a ella haciendo que se arrastre sobre su vientre y coma polvo por el resto de su vida (3,14), en vez de castigar al Diablo? Una segunda creencia, la más común entre los lectores de la Biblia, es que aquí la serpiente no era un animal real sino un símbolo del Diablo, una imagen, un disfraz literario del autor para referirse a este ser maligno, que fue quien en realidad tentó a nuestros primeros padres en el Paraíso. Pero esta solución choca con una gran dificultad, y es que en ninguna otra parte del Génesis se lo nombra al Diablo. Más aún, el Diablo (o Satanás, que es lo mismo) es un personaje desconocido para los autores de los libros bíblicos más antiguos; por eso jamás aparece en el Pentateuco; ni en los libros históricos; ni siquiera en los libros proféticos. ¿Cómo podía conocerlo el autor de este capítulo del Génesis? Los actuales estudios bíblicos afirman, por lo tanto, que aquí no se trata del Diablo.

Un tercer grupo de pensadores sostiene que la serpiente no es ningún personaje concreto, sino un símbolo de los malos deseos y de los placeres sensibles. Así, el pecado original habría consistido en una transgresión de tipo sexual, y la serpiente no sería más que un símbolo sexual. Por eso se insiste tanto en que Adán y Eva “estaban desnudos”. Pero esta hipótesis es inadmisible, pues el mismo Génesis dice que Dios santificó y bendijo el matrimonio cuando le ordenó a la primera pareja: “Sean fecundos y tengan muchos hijos, llenen el mundo y gobiérnenlo” (1,28). No hay, pues, connotaciones sexuales en el pecado original. ¿Quién es entonces esta serpiente? ¿Y todo por una manzana?

El enigma de la serpiente nos lleva a un segundo problema: ¿qué pecado cometieron Adán y Eva en el Paraíso? Popularmente se responde que comieron una manzana prohibida. Pero conviene notar, ante todo, que en ninguna parte del relato se menciona manzana alguna. ¿De dónde salió la idea de esta fruta? Esto viene de cuando la Biblia estaba escrita en latín. En efecto, en esta lengua manzana se dice “malus”, y mal se dice “malum”. Y como Adán y Eva comieron el fruto del mal (malum), se pensó que habían comido una manzana (malus). Hoy, que las Biblias ya no están en latín sino en castellano, vemos que no comieron una manzana sino “un fruto” malo.

Volvamos, pues, al planteo. ¿Por comer un simple fruto Dios los mortificó con semejantes castigos? Si fuera así, lo que sucedió en el paraíso no fue sino ¡un fatal error gastronómico! Pero como sabemos que la serpiente es un símbolo (ya que no puede tratarse de un animal real), también el fruto prohibido tiene que ser simbólico. ¿Pero símbolo de qué? Si aclaramos quién es la serpiente, descubriremos también cuál fue el pecado del paraíso. Sigue leyendo

Categorías: Editorial | Etiquetas: , , , | 2 comentarios

De las supuestas declaraciones del papa Francisco y la importancia de revisar las fuentes de información

“El infierno es un recurso literario”, “la fábula de Adán y Eva”, “todas las religiones son verdaderas”, “algunos pasajes de la Biblia son anticuados”. Estas (y más) son las palabras atribuidas al Papa Francisco y que causan actualmente la ira y el rechazo de muchos sectores religiosos tradicionalistas. El problema es que aunque fueron desmentidas el 10 de enero en la cuenta de Facebook de News.va, siguen siendo repetidas y comentadas en distintos portales de Internet y usadas como material para criticar a la Iglesia Católica hasta en sermones y prédicas (nada más ayer lo escuché de un pastor evangélico). Por supuesto, lo obvio en estos casos es revisar las fuentes de información y si no son entregadas adecuadamente o no son fidedignas no hacer caso, aunque parece que hasta esta mínima precaución es mucho pedir hoy en día. En Internet es demasiado fácil inventar y difundir falsedades como esa, y más aún, en cada nueva ocasión se la presenta como información de último minuto aunque esta “noticia” lleva casi dos meses dando vueltas. Definitivamente este tipo de fenómenos no dejan de ser curiosos.

Categorías: Editorial | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

¿Quién necesita a un Adán histórico?

Anteayer, Peter Enns recomendó en su blog un interesantísimo posteo publicado por David Williams en Resurrecting Raleigh. Trata de la discusión que se da entre quienes dicen que Adán fue una figura histórica y entre quienes pensamos que no existió un Adán histórico, sino que es una figura de un pasado mítico. Uno de los argumentos de quienes prefieren un Adán histórico es la comparación que hace Pablo entre Adán y Jesús en Romanos 5,  diciendo que, como Jesús existió históricamente, para que la comparación funcione tiene que haber existido un Adán histórico. Williams muestra que no es necesario que esto sea así, y comienza comentando una biografía de Robert Oppenheimer (uno de los científicos que desarrolló la primera bomba atómica) en que se lo compara con Prometeo, el titán de la mitología griega que robó el fuego a los dioses y lo entregó a los seres humanos. Tal como en la biografía del científico se compara a una figura histórica del pasado reciente (Oppenheimer) con una figura del pasado mítico (Prometeo), también Pablo compara a Jesús (una figura histórica reciente para él) con Adán (para nosotros, una figura de un pasado mítico). Les dejamos el texto para que lo lean por ustedes mismos y vean qué les parece: ¿realmente es necesario que haya existido un Adán histórico para que Jesús sea un segundo Adán?

¿Quién necesita un Adán histórico?

por David Williams

[…] Esta mañana estuve leyendo el capítulo 5 de la epístola de Pablo a los Romanos, donde él compara a Jesús con Adán. Pablo escribe:

12 Por tanto, como (hosper) el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

13 Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado.

14 No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura (typos) del que había de venir. (5:12-14, RV60)

Con la biografía de Bird y Sherwin en la cabeza, me pareció hoy más que nunca antes que la comparación de Pablo entre Jesús y Adán es básicamente eso: una comparación. Más específicamente, el papel de Adán en la comparación es que Adán es el typos, la figura, el patrón, el modelo de Jesús, “el que había de venir” (tou mellontos). Jesús, al igual que Adán, es un hombre cuya acción decisiva única ha tenido consecuencias para toda la humanidad posterior.

Seguir leyendo >>

Categorías: Editorial | Etiquetas: , , | 2 comentarios

Documental: El verdadero jardín del Edén

     Durante 2011, la BBC transmitió en Reino Unido una serie de tres documentales llamada The Bible’s Buried Secrets (Los secretos enterrados de la Biblia), conducida por Francesca Stavrakopoulou, que explora diferentes temas relacionados con la Biblia, la Historia y la Arqueología. La serie causó cierta controversia por las implicancias religiosas de algunos de los puntos de vista que se entregaban, y en su conjunto resulta bastante informativa respecto a varios aspectos de las investigaciones en torno a la Biblia que no son conocidos por el común de las personas. En el episodio que ahora compartimos, Stavrakopoulou intenta descifrar la ubicación del verdadero Edén a partir del contexto en que fue producido el texto de Génesis (recuerden activar los subtítulos en español en el reproductor). Disfruten.

Categorías: Documentales | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.