¿Se puede salir del infierno? Entrevista al teólogo Robin Parry (3)

Juan de Patmos observa descender a la Nueva Jerusalen (Apocalipsis 21)

Juan de Patmos ve descende la Nueva Jerusalén

Tercera parte de la entrevista en Nomad Podcast al teólogo Robin Parry, defensor del universalismo cristiano, la visión de que, al final, todas las personas serán unidas con Dios a través de Cristo (incluso si antes tienen que pasar por el infierno). Para una presentación más completa de sus puntos de vista pueden ver este video en nuestro canal de Youtube, o leer su libro The Evangelical Universalist [El universalista evangélico].

Hacia el final de la entrega anterior leíamos lo siguiente:

NP: Entonces enfoquémonos en eso, en la idea de que las personas tienen una oportunidad después de la muerte. ¿Hay evidencia de eso en la Biblia?

RP: Es una buena pregunta. Hay; no mucha. El argumento que yo propongo es principalmente teológico, es decir, si nos fijamos en todas las cosas que están en la Biblia, lo que tenemos es varios textos en que algunas personas van al infierno, y tenemos otros textos donde todos van a ser salvos. Lo que yo digo es que ésta es una manera de unirlos: las personas que van al infierno, van al infierno —repito que no estoy cómodo con la palabra “infierno”, pero usémosla por ahora—, pero pueden ser salvados desde el infierno en algún momento, y por lo tanto ambos textos son verdad, ambos apuntan a algo que es verdad.

En esta entrega Parry comenta los pasajes más crudos y aparentemente “claros” acerca del infierno en el Nuevo Testamento, en el Apocalipsis de Juan, pero llegando a conclusiones muy diferentes de las convencionales. ¿Es posible salir del infierno?


RP: […] Pero sí hay algunos textos. En el libro digo que Apocalipsis, que es donde se tienen los textos sobre el infierno más violentos de todos, es en realidad un lugar donde yo creo que una lectura muy razonable del texto es que las personas van al infierno y luego salen de él, y puedo resumirlo muy brevemente. El libro tiene un capítulo bastante largo y tedioso…. largo y detallado quizá, sobre eso; pero en resumen lo que se tiene son algunos personajes: las naciones y los reyes de la tierra. En Apocalipsis, estas naciones y reyes de la tierra son siempre malos, son las personas que se oponen a Cristo y se oponen a la Iglesia. La Iglesia son las personas que han sido llamadas de entre las naciones: están todas las naciones, toda raza, lengua, etc., pero son personas que han salido de éstas, se han convertido a una nueva identidad: la Iglesia. Y luego, cuando Cristo regresa, las naciones y los reyes de la tierra van a la batalla contra él y son derrotados, etc., y son arrojados al lago de fuego. Así que sabemos lo que les pasa a las naciones y sabemos quiénes son.

Y luego en el capítulo 21, leemos la parte sobre las puertas de la ciudad y que las puertas de la ciudad están abiertas día y noche —esto es, la Nueva Jerusalén—, y que los reyes de la tierra y las naciones traerán sus tesoros a la ciudad. Y piensas: “Un momento, ¿qué están haciendo ellos ahí?”. Y dice que nadie puede ir, a menos que haya lavado sus ropas en la sangre del Cordero. Así que te preguntas cómo pudieron entrar, porque cualquiera que haya leído el libro hasta este punto sabe exactamente quiénes son y exactamente dónde están. No hay confusión posible.

Lo que parece es que las mismas personas que sabemos que son malos y fueron lanzados al lago de fuego, posteriormente lavaron sus ropas en la sangre del Cordero y entran a la ciudad, y las puertas “nunca se cierran”. Eso parece, pienso que en una lectura razonable del texto. Y esto sigue inmediatamente al texto acerca del lago de fuego. Por lo que se tiene estos textos muy violentos acerca del infierno, y luego éste final que parece universalismo.

Y es lo mismo en el capítulo 14, con el texto acerca de que el humo de su tormento asciende por los siglos de los siglos, inmediatamente seguido del texto en que los santos cantan esta especie de “cántico de Moisés”, en el que dicen “todas las naciones vendrán y te adorarán”. ¿Cómo puede ser? No cuadra, las naciones están echando humo en un rincón. ¿Cómo van a venir y adorar? Por lo que sostengo que la lectura más plausible de eso, una vez más, es una universalista.

NP: Entonces tu argumento sería que el universalismo entra en eso porque ninguna persona que terminara en el infierno rechazaría una oportunidad para salir.

RP: Podrían; al final no lo harían. Depende de cómo pienses el infierno y la psicología de las personas que están ahí. Yo creo que es perfectamente inteligible decir que las personas en el infierno pueden resistirse a la noción de una salvación, durante un tiempo. Se observa en el mismo libro del Apocalipsis: a menudo cuando Dios envía juicio como medio de provocar arrepentimiento, eso puede tener el efecto de agravar la obstinación de las personas. Odian a Dios todavía más. Y esa es una reacción psicológicamente comprensible. Así que no estoy diciendo que hay que pensar en el infierno como algo que, tan pronto las personas llegan, piensan: “¡Salgamos de aquí!”. No estoy totalmente seguro de cómo imaginar el infierno, pero tampoco tiene que ser algo que transforme inmediatamente a la gente.

NP: Creo que lo que viene a la mente de inmediato es el purgatorio, ¿verdad? Suena un poco como la visión católica del purgatorio.

RP: Un poco. La diferencia sería que, en la visión católica, el purgatorio no es el infierno. Los católicos distinguen entre los dos: el purgatorio es para los cristianos que todavía necesitan un poco de purificación antes de estar listos para el cielo; mientras que el infierno… Obviamente, puedes salir del purgatorio, pero no se sale del infierno. Supongo que se puede interpretar lo que estoy diciendo como que el infierno es un gran purgatorio; la razón por la que no me atrevo a decir eso, es que no creo que las personas en el infierno se salven siendo purificadas a través del sufrimiento. No creo que el sufrimiento, cualquiera sea la naturaleza del infierno, sea tal que eso redima a las personas en vez de Cristo. Por supuesto, el purgatorio tampoco tiene que ser necesariamente entendido de esa manera, pero soy un poco cauteloso al usar el lenguaje en caso de que la gente piense: “Sí, puedes ser salvo, ya sea a través de Jesús o de sufrir un poco”, como una especie de “hágalo usted mismo”. Porque no se trata sólo de ser perdonados: la salvación es acerca de ser transformados para ser como Cristo, y eso tiene que ver con estar unidos a Cristo por medio del Espíritu Santo. No es sólo perdón, es transformación.


Anuncios
Categorías: Entrevistas, Traducciones | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.