El éxodo sí existió (aunque no como dice en la Biblia), propone el historiador Richard Elliott Friedman

Complementando posteos anteriores acerca de la historicidad del éxodo desde Egipto, va esta columna del historiador y especialista en el Pentateuco Richard Elliot Friedman. En ésta explora algunos argumentos a favor de su hipótesis que sólo un grupo específico (los levitas) y no todo Israel, fueron quienes salieron de Egipto, llegaron a Canaán, se mezclaron con los indígenas e introdujeron el culto al dios YHWH. La historia del éxodo que tenemos en la Biblia seria así la elaboración posterior, en la memoria y en la reflexión teológica, de este proceso histórico de mestizaje. Friedman es Ph.D. por la universidad de Harvard, profesor emérito de la University of California, San Diego, y actualmente enseña en la University of Georgia, EE.UU. Sus libros, muy recomendables, incluyen entre otros Quién escribió la Biblia (de lectura imprescindible) y The Bible with Sources Revealed, que reune las pruebas a favor de la Hipótesis Documentaria. Una elaboración más profunda de su argumento y sus implicancias, en este video (y estamos esperando con ansias el libro en que expondrá su argumento en detalle). Enlace original (en inglés) aquí. Disfruten.

El éxodo histórico

La evidencia de los levitas dejando Egipto y
la introducción de YHWH en Israel

por Richard Elliott Friedman

Richard Elliott FriedmanUna de las grandes contribuciones a la investigación crítica fue hecha conjuntamente por mi maestro Frank Cross y mi colega senior David Noel Freedman. En 1948, ellos establecieron por varios motivos diferentes que ciertas canciones eran de muy alta antigüedad. Estas incluían la Canción de Miriam […] y el Cantar de Deborah en Jueces 5. Freedman los llamó los dos textos más antiguos en el Tanaj.

Freedman añadió que esto tenía implicaciones para la historicidad del éxodo. Muchos estudiosos y arqueólogos dicen que el éxodo nunca sucedió. El noventa por ciento de su argumento se basa en la falta de artefactos en Egipto o en el Sinaí y en que se encuentran pocos elementos de cultura material egipcia en sitios israelitas tempranos, que debiésemos esperar si los israelitas habían vivido en Egipto durante siglos. Pero eso no es evidencia en contra de la historicidad del éxodo. A lo sumo, es evidencia (más correctamente: una ausencia de evidencia) en contra de la enorme cantidad de participantes que la Torá describe.

Yo había incluido la idea de un éxodo no de millones en mi ¿Quién escribió la Biblia? en 1987, y planteé la idea ahí, sólo como una posibilidad, de que el grupo más pequeño del éxodo eran sólo los levitas. Esa posibilidad se ve hoy en día mucho más tangible que en 1987.

La Canción del Mar no menciona el nombre de Israel

El rastro de la evidencia comienza con la canción de Miriam (o Canción del Mar). Nunca habla de toda la nación de Israel. La palabra Israel no aparece en la misma. Esta fuente más antigua que tenemos simplemente se refiere a un pueblo, un ‘am (vv. 13, 16 [x2]), saliendo de Egipto. Y Dios no conduce a este ‘am a toda la tierra. Él los lleva a su morada sagrada, los planta en la monte de su heredad, en su mikdash, donde está la plataforma de su trono (v. 17). (Esta última frase, “la plataforma de su trono”, se produce sólo en la Canción y en referencia al templo. Es en la dedicación del templo del rey Salomón en 1 Reyes 8:13). Estas frases tienen sentido si estamos leyendo acerca de los levitas, que se convirtieron en los sacerdotes del Templo. Ellas no se aplican a todo Israel.

No hay levitas en el Cantar de Deborah

El Cantar de Deborah, por su parte, enumera las diez tribus de Israel (Judá y Simeón eran una comunidad separada en este momento y no parte de Israel), pero no menciona a Leví. ¿Por qué? O (1) porque los levitas no estaban allí todavía. Ellos estaban en Egipto (o en camino). O (2) no eran una tribu de Israel, eran un grupo sacerdotal.

Nombres egipcios

Se podría responder que la segunda explicación es suficiente; todavía no conecta a los levitas con Egipto o un éxodo. Pero, a continuación, algunos levitas tienen nombres egipcios: Ofni, Hur, Merari, Musi, dos llamados Finees, y por supuesto Moisés. Nosotros en América del Norte, llamados “una tierra de inmigrantes”, entendemos especialmente el significado de los nombres y lo que revelan sobre los trasfondos de las personas. Los levitas tienen la conexión con Egipto, evidenciada por sus nombres egipcios. Las otras tribus no.

Así Deborah, ambientada en Israel, no menciona a los levitas; y el Cantar de Miriam, ambientada en Egipto, no menciona a todo Israel. Simplemente menciona un grupo que deja Egipto y termina en el mikdash.

La evidencia de la Crítica de las Fuentes

Ahora permítanme añadir lo que hemos aprendido de la crítica de fuentes en este asunto de los levitas. ¿Cuál fue la primera y más conocida pieza de evidencia que sugiere la existencia de múltiples fuentes en la Torá? Respuesta: el nombre de Dios. La gente a veces se refiere a esto como un problema de “los nombres de Dios”. Pero eso no es correcto. No es que Dios tiene diferentes nombres en diferentes fuentes. Es que las fuentes dan diferentes imágenes de cuándo el nombre de Dios, YHWH, fue revelado.

Como comentamos en trabajos anteriores, las fuentes conocidas como E, P y D se remontan a autores sacerdotales levitas.[1] En las fuentes levitas E y P, Dios es llamado Elohim (un genérico, no un nombre) o El consistentemente hasta que revela a Moisés que su nombre es YHWH (Éxodo 3 [E] y 6 [P]), y después de eso es llamado por este nombre, así como por el de Elohim. Pero en la fuente llamada J, la gente conoce el nombre divino desde el principio. Es utilizado por primera vez por Eva (o más probablemente Lamec, ya que el usado por Eva en el Texto Masorético aparece como theou, traduciendo el hebreo ‘elohim, en la Septuaginta). A continuación, el narrador en la fuente J ni una sola vez se refiere a la deidad como Elohim. Las personas en la historia usan el término; pero el narrador no lo hace.[2]

¿Qué tan cuidadosamente se desarrolló esta distinción en la revelación del nombre de Dios? En 2.000 apariciones de El, Elohim y YHWH en la Torá, sólo hay tres excepciones.[3]

La importancia de Dios revelando el nombre YHWH en las fuentes levitas

La importancia de esta distinción de origen en relación con la doctrina de que el nombre de Dios no se reveló hasta Moisés sigue sin refutar y siendo poco apreciada. Fue una primera pista que nos llevó por un camino de descubrir quién escribió la Biblia. Si sólo hubiera hecho eso y nada más, habría sido suficiente. Pero el porqué la planteo aquí es ir más allá y preguntar: ¿cuál podría ser la razón de esto: por qué dos escritores en la Torá desarrollaron la idea de que Dios no reveló su nombre hasta la época de Moisés y el éxodo? ¿Por qué formular una cosa así?

Como se ha señalado anteriormente, las dos fuentes que desarrollan esta idea, E y P, son los dos textos que fueron escritos por levitas. En la hipótesis que estamos probando, que fueron los levitas quienes vinieron de Egipto y trajeron el culto del Dios YHWH con ellos, podemos entender por qué los autores levitas querrían decir esto: una historia para establecer que YHWH era el Dios de antaño, el Dios de los antepasados ​​de Israel, y no una nueva y diferente deidad. Al llegar a un lugar que había adorado largo tiempo a El como Dios principal, los levitas y los israelitas residentes no tenían que decidir que ahora adorarían a dos deidades principales, y no tenían que luchar por elegir a uno y rechazar al otro. Lo que E y P reflejan es una decisión de decir más bien que El y YHWH eran uno y el mismo Dios. Mientras tanto, J, la fuente indígena, no levita, ni se molesta con la historia. Simplemente trata a YHWH como el nombre de Dios desde tiempos inmemoriales, y su narrador, al escribir en su propia voz, ni una sola vez usa la palabra Elohim.

Hay más. Son, de hecho, sólo las fuentes levitas —E, P, y también D— las que cuentan toda la historia de las plagas y el éxodo desde Egipto. J, la fuente no levita, no la narra. Si leen J, salta de Moisés diciendo “deja ir a mi pueblo” en Éxodo 5:1 y ss. al pueblo que ya ha partido de Egipto en Éxodo 13:21.[4] Quién sabe qué historia, si es que alguna, iba en el medio.

Tabernáculo

Son igualmente las fuentes levitas las que se enfocan en el Tabernáculo. E lo menciona un poco; P lo trata mucho. Hay más información sobre el Tabernáculo que cualquier otra cosa en la Torá. Sin embargo, la fuente no levita J nunca lo menciona. El profesor Michael Homan mostró que el Tabernáculo tiene paralelismos arquitectónicos con la carpa de batalla del faraón Ramsés II.[5] El profesor Scott Noegel mostró paralelismos entre la descripción del Arca de los sacerdotes levitas y la barca de los dioses egipcia.[6] Sólo los textos escritos por los levitas dan el requisito de practicar la circuncisión, que era una práctica conocida en Egipto. Así, las influencias culturales egipcias están presentes, ¡pero sólo entre los levitas!

Trato justo del extranjero: a partir de la experiencia de los levitas en Egipto

Una y otra vez, las fuentes levitas E, P y D ordenan que no se debe maltratar a un extranjero. ¿Por qué? “Porque éramos extranjeros en Egipto”. La primera aparición de la palabra “Torá” en la Torá es: “Habrá una sola torah para el ciudadano y para el extranjero que reside entre vosotros” (Éxodo 12:49). En las tres fuentes levitas, el mandamiento para tratar a los extranjeros de manera justa aparece ¡52 veces! ¿Y cuántas veces en la fuente no levita J? Ninguna. El comentario del Éxodo de William Propp argumenta con fuerza sobre la etimología de la propia palabra “Leví” que su significado más probable es una “persona adjunta” en el sentido de extranjero residente.

Conclusión

El escenario es que los levitas estaban en Egipto, y eran los levitas los que adoraban al Dios YHWH. La canción de Miriam […] nombra a Dios nueve veces, y en las nueve es YHWH. Y este nombre se ha encontrado en Egipto en dos inscripciones de los siglos XIV y XIII. Estos levitas llevaron su historia y su Dios a Israel.

Así que por un lado, este modelo arqueológico y crítico desafía las creencias tradicionales, y por el otro desafía a los críticos que sostienen que el éxodo no es histórico. En cuanto a sus argumentos, como dice la propia Canción, “Soplaste con el viento. Se hundieron como plomo”.

Nota: Esto es sólo una breve muestra del argumento de que el éxodo fue histórico. El tratamiento completo será parte de un libro por publicar.

Notas:

[1] Who Wrote the Bible?, pp. 70-80, 119-129, 188 y ss. [Traducción disponible aquí]

[2] Un segundo error que la gente comete es que se imaginan que tan sólo ponemos circularmente cualquier versículo con el nombre de YHWH en J y cualquier versículo con El o Elohim en E o P, y luego afirmamos, “Vean: es consistente”. Pero no es así como funciona. Los pasajes en que las palabras de YHWH, El y Elohim ocurren tienen que ser consistentes con todas las demás pruebas para identificar pasajes como J o E o P. Estas incluyen:

  1. La continuidad ininterrumpida de textos narrativos;
  2. El uso consistente de otros términos característicos (por lo menos 20 de ellos, a través de más de 460 apariciones en la Torá);
  3. La división de las historias contadas dos veces (dobletes, como las dos historias de Abraham diciéndole a un rey que su esposa Sara es su hermana) con los términos YHWH o Elohim apareciendo consistentemente en una u otra de las dos historias;
  4. Los vínculos entre las historias de cada versión con la época histórica que cada uno refleja;
  5. Las conexiones entre estas respectivas fuentes con otras partes de la Biblia (J con la Historia de la Corte de David, P con Ezequiel);
  6. Las múltiples conexiones de la fuente J con el reino del sur, de Judá, y la fuente de E con el reino del norte, de Israel.

Ningún erudito es lo suficientemente inteligente como para hacer a todo eso trabajar consistentemente y todavía tener el nombre de Dios siempre en el lugar correcto.

[3] Hay diferencias en la Septuaginta, lo que no es ninguna sorpresa, ya que, como acabamos de ver, un traductor del hebreo al griego puede tener fácilmente tener kyrios o theos para el hebreo YHWH o Elohim. Pero en los rollos del Mar Muerto, que son textos hebreos, el panorama es el mismo que en el texto masorético, igualmente consistente con respecto al nombre de Dios. Sólo dos versículos tienen Elohim en Qumran donde es YHWH en el Texto Masorético, y, como resulta ser, son versos que no contradicen la hipótesis en ningún caso. Gén 22:14 tiene Elohim yir’eh (4QGen-Exod a) donde el Texto Masorético YHWH yir’eh. Pero atribuimos este versículo a RJE, que puede utilizar uno u otro término. Num 23:3 tiene Elohim (también en griego) donde el Texto Masorético YHWH (4QNum b). Pero atribuimos este versículo a E, que podría utilizar la palabra en este punto, en cualquier caso.

[4] La evidencia de esta distinción y la brecha en J (y la relativa debilidad de los argumentos que atribuyen a J el texto de las plagas que no es de P) es presentado en mi The Hidden Book in the Bible, y en The Bible with Sources Revealed, pp. 123-131. William Propp llegó a identificaciones similares de forma independiente en su comentario sobre Éxodo 1-18 en el Anchor Bible.

[5] Homan, To Your Tents O Israel, pp. 111-115.

[6] Noegel, “The Ark of the Covenant and Egyptian Sacred Barks: A Comparative Study, documento presentado en la conferencia de San Diego sobre el Éxodo “Out of Egypt“.

 

 

 

Categorías: Traducciones | Etiquetas: , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “El éxodo sí existió (aunque no como dice en la Biblia), propone el historiador Richard Elliott Friedman

  1. Disculpe tengo una duda como comprobó lo de la biblia los q habían escrito de ella como supieron como saben la imagen de dios

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.