Denunciando la falsa doctrina del “rapto” con N. T. Wright

nt_wright-webN. T. Wright es un teólogo inglés, ex obispo de la iglesia de Inglaterra y uno de los mayores expertos actuales sobre Pablo y el Nuevo Testamento. Todos sus libros (muy recomendables) resultan siempre informados y estimulantes. En esta columna, Wright explica cómo la idea del “rapto”, el arrebatamiento de seres humanos al cielo en la segunda venida de Jesús, en realidad no es para nada lo que Pablo tenía en mente en 1 Tesalonicenses 4 (uno de los textos clave para defender esa postura). Véase también el siguiente video relacionado. Enlace original (en inglés) aquí.

Adiós al rapto

por N. T. Wright

La obsesión estadounidense con la segunda venida de Jesús, en especial con las interpretaciones distorsionadas de ella, continúa sin cesar. Vista desde mi lado del Atlántico, el fenomenal éxito de los libros de Left Behind parece sorprendente, incluso estrafalario. En el Reino Unido pocos sostienen la creencia en que está basada la popular serie de novelas: que habrá un “rapto” literal en que los creyentes serán arrebatados a los cielos, dejando autos vacíos chocando en las carreteras y muchachos llegando a casa desde la escuela sólo para encontrar que sus padres han sido llevados con Jesús mientras que ellos han sido “dejados atrás”. Esta versión pseudo-teológica de Mi pobre angelito ha llevado por miedo a muchos niños a algún tipo (distorsionado) de fe.

Este dramático escenario del fin de los tiempos está basado (de manera equivocada, como veremos) en la Primera Epístola de Pablo a los Tesalonicenses, donde él escribe: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” (1 Tesalonicenses 4:16-17)

¿Qué quería decir Pablo?

Pablo es el responsable de que crear este escenario. Jesús, como he argumentado en varios libros, nunca predijo un evento así. Los pasajes en los evangelios acerca del “Hijo del Hombre viniendo en las nubes” (Marcos 13:26, 14:62, por ejemplo) son acerca de la vindicación de Jesús, su “venida” al cielo desde la tierra. Las parábolas sobre el rey o el amo que vuelve (por ejemplo, Lucas 19:11-27) eran originalmente sobre el regreso de Dios a Jerusalén, no sobre Jesús regresando a la tierra. Eso, Jesús parecía creer, era un evento dentro de la historia del espacio-tiempo, no uno que la terminaría para siempre.

La Ascensión de Jesús y la Segunda Venida son, sin embargo, doctrinas cristianas vitales, y yo no niego que creo que algún evento futuro resultará en la aparición de Jesús en persona dentro de la nueva creación de Dios. Esto es enseñado a lo largo del Nuevo Testamento fuera de los evangelios. Pero ese evento de ningún modo se parecerá al relato de Left Behind. Entender qué sucederá requiere de una cosmología mucho más sofisticada que una en que “el cielo” está en algún lugar de nuestro universo en vez de en una dimensión completamente diferente, en un espacio-tiempo diferente.

El Nuevo Testamento, sobre la base de la antigua profecía bíblica, prevé que el Dios creador rehará por completo el cielo y la tierra, reafirmando la bondad de la antigua Creación pero derrotando su mortalidad y corruptibilidad (Romanos 8:18-27; Apocalipsis 21:1; Isaías 65:17, 66:22). Cuando eso suceda, Jesús aparecerá dentro del mundo resultante (Colosenses 3:4; 1 Juan 3:2).

La descripción de Pablo de la reaparición de Jesús en 1 Tesalonicenses 4 es una versión brillantemente coloreada de lo que él dice en otros dos pasajes, 1 Corintios 15:51-54 y Filipenses 3:20-21: en la “venida” o “aparición” de Jesús, aquellos que todavía estén vivos serán “cambiados” o “transformados” de forma que sus cuerpos mortales se convertirán en incorruptibles, inmortales. Eso es todo lo que Pablo intenta decir en 1 Tesalonicenses, pero toma prestadas imágenes (de fuentes bíblicas y políticas) para resaltar su mensaje. Poco sabía sobre cómo sus ricas metáforas serían incomprendidas dos milenios más tarde.

En primer lugar, Pablo hace eco de la historia de Moisés bajando de la montaña con la Torá. Las trompetas suenan, se oye una fuerte voz, y después de una larga espera Moisés ve lo que ha ocurrido en su ausencia.

En segundo lugar, hace eco de Daniel 7, en que “el pueblo de los santos del Altísimo” (es decir, el “uno como hijo de hombre”) será vindicado sobre su enemigo pagano al ser elevado para sentarse con Dios en su gloria. Esta metáfora, aplicada a Jesús en los evangelios, es ahora aplicada a los cristianos que sufren persecución.

En tercer lugar, Pablo evoca imágenes de un emperador visitando una colonia o provincia. Los ciudadanos salen a encontrarlo al campo y luego lo escoltan hacia la ciudad. La imagen de Pablo del pueblo “encontrando al Señor en el aire” debe leerse asumiendo que el pueblo a continuación dará la media vuelta y llevará al Señor de nuevo al mundo recién vuelto a hacer.

Las variadas metáforas paulinas de trompetas soplando y de los vivos siendo arrebatados al cielo para encontrar al Señor no deben ser entendidas como verdad literal, como sugiere la serie Left Behind, sino como una descripción vívida y bíblicamente alusiva de la gran transformación del mundo presente de la que habla en otros lugares.

Las incomprendidas metáforas de Pablo representan un desafío para nosotros: ¿cómo podemos reutilizar las imágenes bíblicas (incluyendo las de Pablo) para aclarar la verdad, no distorsionarla? ¿Y cómo podemos hacerlo, como hizo él, de forma que subvierta las imágenes políticas de los dominadores y deshumanizadores imperios de nuestro mundo? Podemos comenzar por preguntar: ¿qué visión del mundo es sostenida, incluso legitimada, por la ideología de Left Behind? ¿Cómo puede ser confrontada y subvertida por el genuino pensamiento bíblico? Para empezar, ¿no es la mentalidad de Left Behind esclava de una visión dualista de la realidad que permite a la gente contaminar el mundo de Dios sobre la base de que va ser destruido pronto? ¿No sería esto derrotado si recapturáramos la visión completa de toda la creación de Dios?

Categorías: Editorial, Traducciones | Etiquetas: , , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Denunciando la falsa doctrina del “rapto” con N. T. Wright

  1. Interesante artículo, y aunque según los análisis exegéticos y contextuales de los escritos del Nuevo Testamento que me he permitió hacer con sumo cuidado, definitivamente la idea de millones desapareciendo de la tierra es ilógica y distorsionada; ¿Por qué? El primer argumento que sostiene el cristianismo americano es que el Señor viene por una iglesia pura y sin mancha, pero realmente la iglesia de hoy es ciega, pobre, desnuda, desventurada y miserable, como el mismo Señor la describe proféticamente en el libro de Apocalipsis. Ahora si aplicamos un análisis de visión cosmológica, también resulta interesante comprender que el planeta Tierra parece ser el escenario donde se desencadenara hechos apocalípticos de tinte final.
    Por las narraciones del libro de Apocalipsis, así como contextos de algunas narraciones nuevas testamentarias, la famosa batalla del Armagedón destina al sistema de Lucifer, los caídos y seres humanos que conscientes sirvieron a este sistema, a ser derrotados, y con ellos los millones de años de muerte, guerra y destrucción cósmica. Si esto fuese así, nace la siguiente interrogante ¿todos los seres humanos que habitan la tierra en esos momentos de guerra final entre el bien y el mal, merecen vivir en carne propia dicha destrucción del planeta? Dentro de los análisis exegéticos y escatológicos de Apocalipsis, aparece el Sol, la estrella de nuestro sistema solar, como arma de destrucción masiva, que desprenderá fuego contra el sistema planetario entre ellos la Tierra. ¿es posible que exista algún tipo de promesa de salvación a dicha generación que vivirá estos momentos de extinción? ¿Es posible que como parte del plan, los humanos más evolucionados en su conciencia puedan ser arrebatados antes de la catástrofe planetaria?. Ivan Colmenares

    Me gusta

  2. Pingback: Entrevista a N. T. Wright: por qué el cielo no es lo que nos han dicho | Blog de Estudios Bíblicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.