Nazaret sí existía en el siglo I, pero ¿la casa de Jesús?

Hace unos días, nos sorprendía la noticia de que Ken Dark, un arqueólogo inglés, creía haber encontrado la casa de infancia de Jesús en Nazaret. Los titulares de la prensa (ejemplos al azar acá y acá) pasaron rápidamente de una posibilidad a una casi certeza, lo que es muy interesante considerando la poca información que entregaban. La frase que más se repetía era esta cita: “Aunque no hay ninguna evidencia arqueológica, tampoco hay ninguna buena razón para descartar que sea la casa de Jesús”, la cual, como argumentación, resulta francamente risible. Esta cita, por lo menos incompleta, causó desde aceptación acrítica a comentarios negativos y cuestionamientos a la capacidad de Dark, a la posibilidad de trabajos arqueológicos serios (como este), e incluso a la existencia misma de Nazaret en el siglo I d.C., lo que por otro lado es común en ciertos círculos ateos y/o antireligiosos. Es una lástima que la presentación deficiente de la información de lugar a malentendidos o a la difusión de falsedades. Lo cierto es que Nazaret sí existía en el siglo I y que Ken Dark sí es un arqueólogo competente, pero como veremos de ahí a que él haya dicho que encontró la casa de Jesús hay un largo trecho.

Pero primero, veamos lo que dice Helen Bond (de la Universidad de Edinburgo) del trabajo arqueológico de Dark (esto en junio de 2013 para los suspicaces):

“El trabajo reciente del Proyecto Arqueológico Nazaret (establecido en 2004) está transformando nuestra comprensión del Nazaret del siglo I y de su zona de influencia mediante la aplicación por primera vez de métodos y teorías arqueológicas modernas a su estudio. En Nahal Zippori, el amplio valle entre Nazaret y Séforis, las investigaciones han revelado un patrón de muchos pequeños asentamientos agrícolas, establecidos probablemente en, o justo antes de, el inicio de la época romana. Aquellos más cercanos a Nazaret parecen haber utilizado sólo artefactos producidos en lo que se sabe fueron contextos judíos, pero los que más cercanos a Séforis utilizaban una gama mucho más amplia de materiales, incluyendo mercancías importadas. Esto, junto con otras evidencias, sugiere fuertemente la existencia de una frontera cultural en el periodo romano entre las comunidades más cercanas a Séforis y aquellas más cercanas a Nazaret, poniendo en duda muchas interpretaciones recientes de la relación entre los dos centros. En cuanto a la propia Nazaret, una nueva investigación de la zona arqueológica bajo el actual convento de las Hermanas de Nazaret, justo frente de la Iglesia de la Anunciación, demuestra una larga secuencia de actividad desde el periodo romano en adelante. Esta comienza con un edificio doméstico excepcionalmente bien conservado, probablemente una “casa patio”, que data del siglo I. La estructura cayó en desuso dentro de ese siglo, y se cavaron sepulcros en sus inmediaciones, incluyendo una tumba kokhim casi completa a mediados o fines del siglo I. Más tarde, el sitio fue utilizado en la mayor iglesia bizantina identificada a la fecha en Nazaret, con la casa y las tumbas anteriores contenidas y veneradas en su cripta. La iglesia puede ser la “perdida” Iglesia de la Nutrición, mencionada en el texto en latín medieval del siglo VII De Locis Sanctis. (Fuente)

Así, por un lado, tenemos documentada la existencia de Nazaret en el siglo I, que en la actualidad sólo es discutida por los que no saben (recomendación: leer los artículos sugeridos abajo). Por otro, la presencia de una serie de construcciones hasta llegar a una casa del siglo I d.C., y de un texto del siglo VII que indica que se creía que en ese lugar habia estado la casa donde Jesús se había criado.

En el artículo de Dark en la revista Biblical Archaeological Review (que pueden leer aquí), lo que hace es un retrato de Nazaret en el siglo I a partir de sus excavaciones, y hacia el final menciona una “posible conexión” con Jesús a partir del De Locis Sanctis mencionado arriba. Ni más, ni menos. Así que gran parte del alboroto que se generó se habría evitado dando un poco más de información y citando también la frase inmediatamente siguiente (traduzco completo el párrafo de las conclusiones): ¿Fue esta la casa donde creció Jesús? Es imposible decirlo sobre motivos puramente arqueológicos. Por otra parte, no hay ninguna buena razón arqueológica para que se descarte esa identificación. Lo que podemos decir es que este edificio fue probablemente donde los constructores de la iglesia bizantina creían que Jesús había pasado su infancia en Nazaret” (p.63).

Es decir, sólo es una posibilidad, no algo que se haya comprobado. Hacerlo dependerá de nuevos hallazgos arqueológicos todavía por realizar, y de qué tan confiable sea la tradición que vinculaba a ese lugar con Jesús. Y como dice Dark en este video (c. minuto 2 en adelante), no tenemos idea de cómo o porqué los bizantinos creían saber que esa había sido la casa de Jesús. Puede que sí sea cierto, o puede que no, pero no tenemos forma de saber.

Es en definitiva, más allá de toda duda, ¿la casa donde Jesús creció? No. ¿Pero Nazaret en el siglo I? Claro que sí.

Referencias:

Dark, Ken R. “Has Jesus’ Nazareth house been found?” en Biblical Archaeology Review 41, no. 2 (2015), pp. 54-63, 72. (Puede leerse aquí).

Dark, Ken R. “The Sisters of Nazareth site and the archaeology of Early Roman period Nazareth” en The Antiquaries Journal 92 (2012), pp. 1-28. (Puede leerse aquí).

 Jenks, Gregory C. The quest for historical Nazareth”, concluye:
“Si bien hay signos de alguna presencia humana desde la Edad del Bronce, y tal vez incluso ya en el Neolítico, no hay ninguna razón para pensar que Nazaret estuvo ocupado de forma continua hasta llegar a comienzos de la época romana. Más bien, el pueblo que Jesús conoció parece haber sido fundado durante el siglo I a.C. Esto, probablemente a principios de la época de Herodes (37-4 a.C.). La mejor explicación parece ser un pequeño asentamiento poblado por judíos reubicados desde Judea como parte de un programa intencional para fortalecer el carácter judío de Galilea. Nazaret probablemente no tenía sinagoga en las dos primeras décadas del siglo I” (p.10).
Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Dante Rino Zorrilla dice:

    De acuerdo a las actuales investigaciones arqueológicas sobre las fuentes bíblicas para descubrir el entorno en el que vivió el Jesús histórico, muchos estudiosos en la materia llegan a la conclusión de la existencia de una comunidad campesina en la región de la actual ciudad de Nazaret en el primer tercio del siglo I; tal como manifiestan John D. Crossan y Jonathan L. Reed: “… en los escombros acumulados en los cimientos, sugiere que la Nazaret del siglo I fuera ni más ni menos que una aldea modesta carente por completo de arquitectura pública. El enorme estrato correspondiente a la construcción cristiana de la térra sáncta descansa sobre un ligero y escurridizo nivel que representa la sencilla vida de los campesinos judíos: las excavaciones realizadas por debajo de las estructuras cristianas no han sacado a la luz ninguna sinagoga, pero tampoco ninguna obra de fortificación, ningún palacio, basílica o termas, ninguna calle pavimentada; nada de nada. (pag. 73 “Jesús desenterrado” por John Dominic Crossan y Jonathan L. Reed, ediciones Critica, 2003); desde luego que esta descripción de la Nazaret en época de Jesús contradice las descripción hecho por el evangelista Lucas 4; 16-30 cuando nos narra que Jesús “Vino a Nazaret, donde se había criado y entro según su costumbre, el día de sábado en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura…” que se sepa en los villorrios y comunidades campesinas en el primer tercio del siglo I no existían sinagogas, ,“Lucas presupone no una sinagoga entendida como asamblea, sino más bien como edificio.” Más adelante cuando los asistentes en la sinagoga rechazan a Jesús por pretender ser el profeta de la lectura de Isaias 61, Lucas relata: “Al oír esto se llenaron de cólera cuantos estaban en la sinagoga, y levantándose le arrojaron fuera de la ciudad y le llevaron en la cima del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para precipitarle de allí;…” Lc 4, 29-30 Como se puede apreciar el evangelista describe otra ciudad, ya que la Nazaret actual esta sobre un llano a la falda de un monte y no sobre un monte, pues por los alrededores no existe ninguna ruinas que lo acrediten como si existen ruinas de otras ciudades antiguas como Seforis a unos seis kilómetros al donde se aprecian sus ruinas en la actualidad. Para John Dominic Crossan no le cabe duda que este episodio narrado por Lucas, (Marcos y Mateo no hacen referencia de ello en sus correlatos relacionados sobre este mismo hecho) “se trata de una creación de Lucas es que este evangelista situó el episodio a modo de apertura programática de su obra en dos volúmenes, que luego nuestro Nuevo Testamento ha dividido en dos obras distintas tituladas respectivamente Evangelio de Lucas y Hechos de los Apóstoles.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s