“Remar sin Jesús en el bote” – John Dominic Crossan

En la anterior entrada, Crossan hablaba de las acciones parabólicas de Jesús. En esta (y en la siguiente) lo hará sobre las parábolas que son acerca de Jesús: historias muestran a Jesús realizando acciones que conllevan un desafío hacia la forma de pensar de sus seguidores (de entonces y de hoy). Recuerden que discutir únicamente si una historia pasó realmente o no es una gran forma de desviar la atención de lo que realmente importa. En este caso, no es la intención aquí polemizar sobre si Jesús realmente caminó sobre el agua, porque niegues o afirmes aquello la crítica/denuncia planteada se mantiene igual de fuerte. Lo mismo ocurre cuando aplicamos este modo de interpretación a otras de las historias acerca de Jesús.

Jesús: la parábola de Dios (parte 7)

por John Dominic Crossan

Parábolas acerca de JesúsJohn Dominic Crossan

Para ser honesto, no sé por dónde empezar. Casi todo el Nuevo Testamento tiene parábolas acerca de Jesús. Por supuesto, Jesús sí existió. Claro que sí. Y fue crucificado.(1) Pero las parábolas toman eso y nos dan el significado. Ejemplos:

Decimos que Jesús caminó sobre el agua, y desde la Ilustración venimos discutiendo sobre eso: “¿De verdad lo hizo?“; “Nadie puede hacerlo”; “No lo creo”.

Cuando tengan una duda, lean el texto. Es una “idea nueva” que inventamos, se llama leer el texto. Nunca se sabe lo que vas a encontrar.

Primero, es una narración. No dice sólo “Jesús caminó sobre el agua”. Es una narración. No dice sólo que tenía hambre y cruzó el lago para buscar algo de comer. Nos narra algo. Y lo primero que hay que hacer es leer esa narración.

Por lo general, los discípulos están con Jesús todo el tiempo. En este caso, Jesús los envía solos en el bote, a propósito. Están en medio del lago, remando como locos, y no llegan a ninguna parte. No la confundan con la historia de la tormenta, es otra diferente. En esta historia reman como locos y no llegan a ningún lado. El viento es demasiado fuerte. Entonces, Jesús se acerca caminando sobre el agua. No hay duda: es un milagro… dentro de una parábola. Camina sobre el agua. No salió a ayudarlos, sino a dar un paseo por la mañana temprano. Entonces, los discípulos gritan. Esa es la frase importante. Ellos gritan, y al instante Jesús sube al bote y todo está bien. Cuando la leo, esa narración me grita: “¡Soy un parábola!”

¿Qué significa, cuando intento pensar en ella? Significa que a mediados del siglo I sabían que la Iglesia podía intentar zarpar sin Jesús en el barco. Los doce simbolizan a la Iglesia, a los líderes de la Iglesia o a la Iglesia completa. Cuando zarpan sin Jesús, reman como locos y no llegan a ninguna parte. Mucha actividad y ningún progreso.

Es una parábola. Y molesta. Ahora se darán cuenta porqué es mucho más seguro discutir si Jesús podía o no caminar sobre el agua. Y por cierto, la persona que inventó esa, la inventó completamente como parábola. La inventó tal como Jesús inventó la parábola del Buen Samaritano. Y probablemente se sorprendería al escucharnos debatir si Jesús podía caminar sobre el agua: “¡No la están entendiendo!”

* Para leer las otras entregas de esta serie: Jesús: la parábola de Dios – John Dominic Crossan

Nota:

(1) El análisis de la evidencia a favor de la historicidad de Jesús requiere mucho más espacio del que le podemos dedicar aquí, pero valga esta consideración para aquellos que dudan o son escépticos al respecto: a pesar de quienes afirmen lo contrario, el consenso prácticamente total entre los especialistas competentes es que Jesús sí existió y esto por una combinación de factores, entre ellos las cartas de Pablo, que parecen presuponer la existencia de un Jesús humano (“del linaje de David según la carne”, “nacido de mujer”, Santiago “el hermano del Señor”, etc.), las dos menciones a Jesús en el historiador judío Flavio Josefo, y a que resulta mucho más “económico” para explicar la existencia del cristianismo desde mediados del siglo I. Ante el consenso de los historiadores a partir de las evidencias que ellos aportan, corresponde a quien dude de la existencia de Jesús demostrar su posición (no al revés), y ello no ha ocurrido aún.

Categorías: Traducciones | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.