Acciones parabólicas de Jesús – John Dominic Crossan

el

Sexta entrega con el historiador John Dominic Crossan hablando sobre Jesús y las parábolas. La presentación y primera entrega se encuentra aquí; pueden ver todas las partes de esta serie en este enlace. Disfruten.

Jesús: la parábola de Dios (parte 6)

por John Dominic Crossan

Jesús no sólo tiene historias, también tiene acciones parabólicas. Una acción parabólica, por ejemplo, sería que durante una guerra alguien entrara en una oficina de reclutamiento y tirara sangre sobre los papeles de los reclutas. Eso es una acción parabólica, y sabemos lo que significa: que se está en contra de la guerra.

Dos acciones parabólicas, en honor de la Semana Santa. Cuando Jesús fue Jerusalén, en lo que nosotros llamamos Domingo de Ramos, fue para hacer una acción parabólica contra el imperialismo romano: la entrada en Jerusalén; y contra el colaboracionismo religioso conservador: el incidente en el Templo. Las dos son acciones parabólicas.

The Last WeekJesús entra en Jerusalén montado en un burro. No es que venía muy cansado y necesitaba un burro para los últimos minutos de camino. De hecho, parece que era una burra con su cría: el pollino va trotando a un lado. Aparece en la portada original de nuestro libro La última semana para que puedan ver que era un burro hembra con su cría, lo que envía un mensaje muy claro. Si haces una acción de protesta, quieres que la audiencia la entienda. No quieres que piensen: “Debe estar cansado”.

¿Montar en un burro hembra con su cría? Es una sátira de la forma en que un conquistador entra en una ciudad. No es una “entrada triunfal” en Jerusalén, es una anti-entrada triunfal. Es una acción de protesta, y todos lo sabían. Estaba preparada: Jesús dice “vayan a buscar el burro, lo necesitamos ahora”. Es una acción de protesta, una acción parabólica. Y cita a Zacarías, que habla del Mesías que viene montado en un burro. Eso fue escrito por Zacarías en el siglo IV a.C., cuando Alejandro arremetía contra la costa del Levante destruyendo Tiro, Gaza; y que todos sabían cómo entraba en una ciudad un conquistador.

La segunda, al día siguiente, es la manifestación que acompaña a la anterior. Jesús entra al Templo y recrea Jeremías 7. Igual que con Zacarías 9 el domingo, el lunes Jeremías 7. Jeremías se paró frente al Templo y dijo: “Si siguen viniendo al Templo pensando que el culto, que dar culto a Dios, los exime de la justicia de Dios, entonces, dice Dios, voy a destruir el Templo. Lo han convertido en una cueva de ladrones”.

Recuerden que la cueva no es donde los ladrones roban. Es su guarida, su escondite. Su cueva es donde van para estar a salvo. Jeremías dice: “Han convertido el culto en un refugio para la justicia. Creen que mientras logren llegar al Templo están a salvo: ‘Lo logramos. Dios no puede tocarnos ahora’. Dios dice: ‘Voy a destruir el Templo para que no puedan hacer eso'”. Y, por cierto, eso casi le cuesta la vida a Jeremías.

Eso es lo que hace Jesús: no está “limpiando” el Templo, no había nada que ser limpiado. La gente que cambiaba monedas, etc., eran la base económica normal del Templo. No estaban haciendo nada malo. Lo que hace Jesús es mucho más drástico. Está diciendo: “En nombre de Jeremías, ustedes han hecho del culto una excusa para la justicia, así que voy a cerrar el local”.

Eso es lo que estaba pasando. Al botar las mesas de los cambistas destruye, por supuesto simbólicamente, la base económica del Templo. El Templo no podía sobrevivir sin las donaciones que llegaban de todo el mundo judío. Allí no se hacía nada malo, pero Jesús dice: “Han convertido mi Templo en cueva de ladrones”. No piensen que ahí se robaba, lo que habían hecho era decir: “a Dios le interesa más el culto, la justicia es una cosa adicional que también hay que hacer, pero es más importante el culto”. Y Dios dice: “Voy a destruir mi Templo”.

Estas son acciones parabólicas de Jesús. Acciones de Jesús que son parábolas. Su intención es hacernos pensar. Y hacernos pensar no sólo en Roma y en el Templo, sino en nosotros y nuestro mundo moderno.

* Para leer las otras entregas de esta serie: Jesús: la parábola de Dios – John Dominic Crossan

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. maria alejandra dice:

    Busquen geremias 7

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s