Parábolas y justicia estructural – John Dominic Crossan

Continuamos con las entregas del historiador John Dominic Crossan sobre Jesús y las parábolas.

Jesús: la parábola de Dios (parte 5)

por John Dominic Crossan

…Dios no lo va a hacer solo, nosotros no podemos hacerlo solos. Y por lo tanto, la función de las parábolas es incitarte, seducirte, provocarte para que pienses. Es un medio colaborativo pensado para motivarte.

Hoy quiero hablar de las parábolas de Jesús y de las parábolas acerca de Jesús. De las dos. Y, nuevamente, su función es hacernos pensar.

Recuerden también que si cuando Jesús dice “vayan y hagan lo mismo” al final del Buen Samaritano, la parábola se arruinaría si todos empezaran a debatir: “¿Esto de verdad ocurrió? ¿Inventó la historia, o sí pasó?” Fíjense cómo esa pregunta, que es válida y merece dedicarle atención, puede hacer fracasar todo: “No hablemos de ir y hacer lo mismo, mejor hablemos sobre si pasó o no”.

Parábolas de Jesús

 In Parables John Dominic CrossanEl primer libro que escribí, hace 40 años, se llamaba In Parables: The Challenge of the Historical Jesus [En parábolas: el desafío del Jesús histórico]. Uno de los problemas de escribir un libro sobre las parábolas es que todos queremos dar su significado. Y lo que ellas quieren es provocar. Así que no se puede saber lo que significan pero sí lo qué provocan en la audiencia. Son muy interactivas, así que lo importante es lo que le pasa a la audiencia. Por eso no nos gusta escribir sobre las parábolas, lo que queremos es decir “significa esto”.

Hice unos experimentos sobre esto con mis estudiantes de la Universidad De Paul, y es estupendo hacerlo con estudiantes porque están “des-iglesiados”. No les han dado la respuesta “correcta”: “significa esto”, por ejemplo, en Lucas. Les cuento una parábola y les pregunto qué creen que significa. Algunos estudiantes se quedan en silencio, se miran entre ellos por lo menos cinco minutos; y entonces uno dice lo que significa, y en ese mismo momento otro sabe lo que no significa. Un segundo antes no lo sabía. Así funciona.

Una de las cosas provocadoras que aparecen en estas parábolas, funcionen o no, es hacer que la gente entienda la diferencia entre justicia distributiva y retributiva. Entre cómo Dios quiere que el mundo de Dios sea repartido equitativamente y el castigo. Ese es un tema que aparece pero la audiencia tiene que elaborarlo. No estoy diciendo que significan eso.

Un segundo tema es la diferencia entre la justicia personal/individual, entre cómo nos las arreglamos para no robarnos o hacernos trampa, y la justicia sistémica o estructural la cual es mucho más difícil de ver.

Voy a darles dos ejemplos. Pero quiero que se imaginen a la audiencia replicando, y es muy posible que algunas de las parábolas no funcionaran. Imagínense a alguien escuchando el Buen Samaritano: “Ya entendí, Jesús. Dos pasaron de largo y uno se detuvo: siempre hay que estar con la mayoría. Ya entendí, Jesús”.

Jesús rogaba que alguien gritara: “¡Idiota! ¡No significa eso!” Pero si todos decían: “¡Qué sabio! Hay que hacer como el sacerdote y el levita. Alejémonos de los samaritanos”, Jesús estaba perdido. Mejor que consiguiera otra parábola, u otra audiencia.

Por ejemplo, la del administrador deshonesto. El mayordomo que toma las cuentas de lo que le deben a su amo y las cambia, las rebaja. Esa es la historia. Denle una hora a Jesús para contarla con lujo de detalles. ¿Cuál podría ser la respuesta?

Algunas personas de la audiencia podían ser campesinos, que siempre estaban amenazados por la sombra de la muerte. Otros podían ser administradores, o incluso algún terrateniente, que por definición siempre están ausentes pero podía haber alguno visitando sus tierras. Ese grupo comienza a discutir:

“¿Es justo eso?”.

“Está engañando a su amo”.

“Sí, pero también el amo a él”.

La idea es que en ese intercambio comiencen a ver que están pasando dos cosas: que uno engaña al otro, eso ya lo sabemos. Pero también, y lo digo con mis palabras: ¿por qué el sistema siempre nos hace trampa? Si funciona bien, eso es lo que va a surgir.

Otro ejemplo más claro. ¿Recuerdan la de los trabajadores y la viña? Es época de cosecha y el dueño de la viña sale a las 6, las 9, las 12, las 15 y las 17 horas, y trae jornaleros a la viña. Cuando llega la noche, a las 6 de la tarde, les paga a todos un día completo, un denario, lo que sería un buen pago por un día de trabajo. Si el jornalero trabajara todos los días sería un muy buen salario, pero un jornalero es alguien que todos los días busca trabajo pero que no siempre lo consigue.

Todos reciben el mismo pago. Y desde la época de Mateo hasta ahora nos enfocamos en si eso es justo o no. Nos enfocamos en la justicia o injusticia personal/individual: “¿Era justo que hiciera eso?”

Pero momento. Dejemos de lado la justicia. Les habían dicho que era el dueño de la viña. Si la mayor parte de la audiencia eran campesinos, sabían que eso significaba que se cultivaban menos cereales para usar la tierra en las viñas: la ganancia con los cereales era del 5 por ciento, con las viñas el 7 por ciento. Y había que tener bastante capital para plantar una viña. Así que ya tenían clavada una espina: “¡Ese tipo nos cae mal! Los dueños de viñas nos caen mal. Y es tacaño. Salió a las 6, las 9, las 12, las 3 y las 5: es muy tacaño para contratar a todos en la mañana. Sale cada tres horas y trae los que él quiere. Y al final, se hace el bueno”.

Y también está la frase que se asegura que la audiencia entienda. Cuando sale a las 5 de la tarde, les dice: “¿Por qué han estado parados todo el día sin trabajar?” Podrán imaginárselos con los dientes apretados: “Porque nadie nos contrató, idiota”. Siempre los pobres siendo acusados de ser vagos. Nada nuevo.

¿Nadie de la audiencia lo entendía? ¿No había nadie que dijera: ¿Por qué les dice eso si estuvieron todo el día buscando trabajo? No eran vagos”? Y alguien quizá diría, y creo que esto es lo que Jesús rogaba que alguien dijera: “¿Rabí, por qué funciona así? ¿No es raro que en temporada alta la cosa funcione a favor del dueño de la viña? No tuvo que salir a las 6 de la mañana y pagar más para conseguir trabajadores. ¿Tanta mano de obra hay que pudo salir a las 5 de la tarde sabiendo que iban a estar ahí, y además echarles la culpa? ¿No es algo increíble un sistema que funciona así? Es extraordinario. Funciona a favor de los dueños de viñas”.

Si nadie lo decía, si la discusión era si tendría que haberles dado más a lo que estuvieron todo el día y que si quería ser generoso podría haberles invitado algo, entonces la audiencia lo había echado a perder. No había funcionado. Jesús iba a tener que usar más frases provocativas para asegurarse de que ocurriera.

En mis palabras, si funcionaba iban a aprender la diferencia entre la justicia estructural de un sistema que garantiza que los pobres obtengan una parte, y la justicia personal/individual o inclusive la caridad. Eso aprendían. Y que por supuesto, aparece en toda la Biblia, no es algo que haya inventado Jesús.

* En el siguiente posteo las acciones parabólicas de Jesús. Para leer las otras entregas de esta serie: Jesús: la parábola de Dios – John Dominic Crossan

Anuncios
Categorías: Traducciones | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.