“A veces la Biblia está equivocada” – Entrevista a Marcus J. Borg

Entrevista publicada originalmente por www.Read the Spirit.com. Enlace original (en inglés) aquí.

Marcus J. Borg“A veces las cosas que dice la Biblia están mal”. Eso es algo peligroso de decir para el clero en las iglesias, sin embargo es uno de los principales mensajes de su obra.

Me encantaría que cada clérigo se pusiera de pie y dijera a sus congregaciones: “A veces la Biblia está equivocada”. Hay algo que se da por hecho en la cultura cristiana conservadora—y es cierto, me parece, en gran parte de la línea principal del cristianismo de hoy— que comprender la Biblia es sencillo. Y, si la Biblia dice que algo está mal, entonces no hay vuelta que darle. Hay muy pocos cristianos que están dispuestos a ponerse de pie y decir: “a veces la Biblia está equivocada”. Sin embargo, creo que es muy importante que los cristianos lo digan de vez en cuando.

Antes de que algunos de nuestros lectores empiecen a arrojar cosas a las pantallas de sus computadoras, recordemos que lo que usted está diciendo tiene mucho de sentido común, si nos detenemos a pensar en todo lo que dice la Biblia.

Ejemplos evidentes son los pasajes de la Biblia que dicen que la esclavitud está bien. Hay algunos pasajes en la Biblia que prohíben absolutamente el divorcio. En Marcos 10:9, la prohibición es completa. Mateo tiene una excepción: por razones de adulterio. También, es claro que hay pasajes en el Nuevo Testamento que esperan la nueva venida de Jesús sea muy pronto desde su punto en el tiempo. Ahora bien, han pasado 2.000 años. Hay muchos ejemplos más en los que, hablando claro, tenemos que decir: “a veces la Biblia está equivocada”.

Si la gente se detiene y reflexiona acerca de esto, puede que recuerden ejemplos a lo largo de la historia en los que las personas han hecho esto. Había abolicionistas famosos que literalmente sacaron los pasajes a favor de la esclavitud de sus Biblias. Estaba Thomas Jefferson, quien tomó su Biblia y recortó los pasajes que no tenían sentido lógico para él.

Creo que es de vital importancia para que la gente hable sobre esto en las iglesias, ¡pero es tan difícil para los clérigos hacerlo! Y, en las iglesias evangélicas fundamentalistas y conservadoras que afirman la autoridad única de la Biblia, es muy difícil que alguien pueda admitirlo. Sería alarmar a la mayoría de las congregaciones conservadoras: “¿Qué quiere decir con que la Biblia a veces está equivocada. ¿Dónde quedará nuestra autoridad si empezamos a decir eso?”

También hay un segundo problema que impide que la gente hable honestamente sobre las cosas que están mal en la Biblia. Es que se considera como dado lo que dice la iglesia: si algo ha sido así durante siglos, ¿sobre qué base podemos cambiamos este ethos centenario? No hace muchos años el tema era “¿pero cómo vamos a ordenar como sacerdotes a las mujeres?”

Usted y su esposa son de la Iglesia Episcopal, parte de la Comunión Anglicana, pero debemos recordar que más de la mitad de la Cristiandad todavía no ordena a mujeres como sacerdotes. Sume a los 1.000 millones de católicos con los 500 millones de ortodoxos, y es verdad: la mayoría de los cristianos todavía no pueden superar los siglos de interpretación de la Biblia que impiden la ordenación de mujeres.

Creo que eso también es reforzado por la forma en que se lee la Biblia cada domingo por la mañana. Casi todos los que se levantan y leen la Biblia, al final dicen: “palabra del Señor”. Después, la congregación responde: “demos gracias a Dios”. Pero ese intercambio causa confusión en la gente. Subraya la idea de que acabamos de escuchar la autoridad divina. Y yo no tengo ningún problema con la afirmación “palabra del Señor”, siempre y cuando “Palabra” sea con mayúscula y en singular. El Libro de Oración Común de Nueva Zelanda, dice: “escuchen lo que el Espíritu dice a la iglesia”. Eso es un poco mejor para el esclarecimiento de este común malentendido.

Speaking ChristianY eso nos lleva Speaking Christian [“Hablando en cristiano”], su nuevo libro sobre docenas de palabras y frases que son mal comprendidas con tanta frecuencia que usted sostiene que el cristianismo se está convirtiendo en una fe dividida por un lenguaje común—adaptando la original frase de George Bernard Shaw de que los británicos y los estadounidenses son dos pueblos divididos por una lengua común.

Me hago eco de las palabras de Pablo, quien dice que tenemos este tesoro en vasos de barro. Creo que la NVI lo traduce como que tenemos este tesoro en vasijas de barro. Veo a las palabras de la Biblia como el vaso de barro. Las palabras son un producto humano, hechas de la tierra, y sin embargo, dentro de este vaso de barro tenemos el tesoro de la sabiduría divina, el tesoro de nuestros antepasados ​​espirituales, las historias y experiencias y puntos de vista que les importaban a ellos—así como la limitada comprensión y a veces incluso la ceguera de nuestros antepasados ​​espirituales.

Acabamos de publicar una entrevista con Richard Rohr, que habla de cómo empezó su vida casi como un fundamentalista, después pasó por todas las complejas respuestas intelectuales a las Escrituras que vienen con una educación en el seminario y se convirtió en algo así como un escéptico. Pero ahora le gusta hablar acerca de cómo encuentra una historia como la de la creación en Génesis profundamente verdadera, pero en “cerca de 10 niveles diferentes” que no habría comprendido en su juventud.

Estoy muy feliz de poder decirlo de esta manera: las historias de Génesis de la creación son profundamente verdaderas, pero no ocurrieron en la manera en que se describen en el Génesis. Creo que eso es lo que Richard Rohr está diciendo también. Estas historias son verdaderas en niveles distintos al de las lecturas literales. Eso es una cosa.

Pero hay otra cosa de la que estoy hablando: también hay algunos pasajes en la Biblia que, incluso cuando los entendemos perfectamente, están equivocados. Sólo para sacar un ejemplo: en 1 Samuel 14, Dios ordena a Saúl matar a todos los hombres, mujeres y niños de los amalecitas, un pueblo vecino con los que estaban en guerra. Ahora bien, yo no puedo creer que Dios mandara a nadie hacer eso. ¿Matar a todos los bebés? Yo no creo que haya ninguna razón para tratar de explicar este pasaje y decir que, de alguna manera, Dios no está ordenando su muerte real. No, el versículo es perfectamente claro. Dice que Dios ordenó a Saúl ir a matar a todas las personas, incluyendo a los bebés. Y creo que debemos decir: eso es algo completamente erróneo. Dios nunca mandó a Saúl ir a matar bebés.

Lo que me parece fascinante acerca de su nuevo libro—y creo que va a provocar mucha discusión en las clases de estudio bíblico—es que en muchos casos Ud. discute en contra de creencias que surgieron mucho después de la Biblia. Como está tratando de recuperar el poder espiritual de este lenguaje sagrado, Ud. dice que muchas de las distorsiones surgieron mucho después. Y uno de esas grandes distorsiones de las que escribe es el “sistema del cielo y el infierno”.

Sí, estoy convencido de que el principal culpable de distorsionar el lenguaje cristiano en nuestra cultura es el sistema del cielo y el infierno—incluso más que el problema de interpretación literal de la Escritura. El cristianismo del cielo y el infierno tiene un efecto de distorsión aún mayor.

Al leer sobre controversias recientes, vemos que muchos entienden que la palabra “salvación” significa sólo una cosa: llegar al cielo […] Lo que realmente me llama la atención en toda esta controversia es la identificación de la palabra “salvación” como algo que sucede después de la muerte. Ese es uno de los temas centrales sobre los que escribo en mi libro. El énfasis en la otra vida ha sido una parte del cristianismo popular en este país [EE.UU.] desde hace siglos. Ese fuerte énfasis ha distorsionado el significado original de la salvación. Ahora la palabra significa sólo ir al cielo. En la Biblia, la palabra salvación casi nunca significa eso.

Cielo/Infierno

[…] Si nos fijamos en lo que los críticos están diciendo, encontrará que una de las quejas más comunes es que si no hay un infierno, entonces no hay razón para ser cristiano. El punto entero del cristianismo, dicen estos críticos, es determinar dónde vamos a pasar la eternidad. Cuando leo ese tipo de cosas, pienso: ¡Dios mío! Piense cuán profundamente arraigada está esta distorsión en la mente de muchas personas. En estos días, el cristianismo se describe habitualmente como una religión de la vida después de la muerte.

Ahora bien, yo no estoy negando la vida después de la muerte. Lo digo claramente en mi libro. Lo que digo es que este énfasis excesivo en la otra vida como el único propósito del cristianismo es una distorsión.

Los lectores tendrán que obtener su libro para leer todo su análisis sobre cómo este problema distorsiona nuestro rico lenguaje espiritual. Pero deles una idea de lo que realmente significa la salvación en la Biblia—y también en las enseñanzas de Jesús.

Quiero que recuperemos esta palabra: salvación. Esta palabra tiene significados de una riqueza extraordinaria: liberación de la esclavitud, volver a casa, vida en lugar de muerte, vista para los ciegos, curación de las heridas de la existencia—y más.

¿Por qué tantos evangelistas […] insisten con tanta fuerza en esta necesidad de que se continúe predicando el cielo y el infierno?

Hoy en día, gran parte del cristianismo popular es una religión basada en el miedo. Y se relaciona con gran parte de la política estadounidense, que es una política basada en el miedo . Yo apostaría que la mitad de nuestra población, o tal vez más, vive en la esclavitud del miedo: el miedo financiero, el miedo al terrorismo, el miedo al resto del mundo… tantos miedos. Jesús enseñó que la salvación significa ser liberado del miedo. No ayudamos a nadie apoyando formas de cristianismo que blanden el miedo al infierno sobre las cabezas de las personas.

Al describir el rico significado de la salvación está hablando de mucho más que una o dos frases de la predicación de Jesús. Estos poderosos significados de la salvación aparecen en toda la Biblia.

Sí, está muy arraigada en toda la Biblia. La salvación como liberación de la esclavitud viene directamente de la historia del Éxodo y el Éxodo es el evento más formativo en la historia antigua de Israel. Después, probablemente el segundo evento que más ayudó a dar forma a la Biblia judía fue la experiencia del exilio en Babilonia. Esa historia del exilio crea un entendimiento de la salvación como retorno, reconexión y regreso a casa. Además, esparcidos por toda la Biblia, hay imágenes de la salvación tales como que tus ojos sean abiertos. Jesús habla de esto. También hay otras formas de salvación. En los Salmos, la salvación es principalmente acerca de la liberación de nuestros enemigos, o liberación de una enfermedad grave o de otras amenazas como esta. La idea de la salvación sólo como la otra vida, ese sistema del cielo y el infierno, ni siquiera aparece en el Antiguo Testamento.

Y cuando llegamos al Nuevo Testamento, la salvación a veces sí significa la vida después de la muerte, pero la mayoría de las veces la palabra tiene estos otros significados que aparecen a lo largo de la Biblia.

Esta es una lucha dura. Se necesita una gran cantidad de clérigos, líderes laicos y profesores de estudios bíblicos talentosos y valientes.

Es cierto. Pero yo no quiero vernos abandonar este lenguaje tan importante para el significado del cristianismo y su mensaje para nuestro mundo. Quiero ayudar a la gente a recuperarlo. Cuando verdaderamente entendemos algunas de las palabras que describo en este libro, nos puede traer una gran alegría y, con ello, encontramos la liberación de nuestro miedo y ansiedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s