Daniel B. Wallace sobre la crítica textual del Nuevo Testamento (parte 3 y final)

Tercera parte de la entrevista a Daniel B. Wallace acerca de la crítica textual del Nuevo Testamento (ver también: parte 1 y parte 2).

¿Cuáles son los diferentes tipos de variantes, y cómo afectan el significado de los textos?

R: Las variantes textuales se pueden clasificar en cuatro tipos:

  1. Errores de ortografía y lecturas sin sentido
  2. Cambios que no se pueden traducir; sinónimos
  3. Variantes significativas que no son viables
  4. Variantes significativas y viables

Permítanme explicar brevemente cada una de éstas.

Los errores de ortografía y lecturas sin sentido son la gran mayoría, representando al menos el 75% de todas las variantes. La variante más común es lo que se llama una ‘ny’ móvil – esto es, una ‘n’ al final de una palabra que va antes de otra que comienza con una vocal. Vemos el mismo principio en inglés con el artículo indefinido: “a book”, “an apple”. Estas diferencias de ortografía son fáciles de detectar para los estudiosos. En realidad no afectan en nada.

El segundo grupo más grande, los cambios que no se pueden traduciy los sinónimos, tampoco afectan el significado del texto. Es frecuente que el orden de las palabras en el texto griego cambie de manuscrito a manuscrito. Pero en griego el orden de las palabras es muy flexible. En su mayor parte, la única diferencia es de énfasis, no de significado.

El tercer grupo son las variantes significativas que no son viables. Por ‘viable’ me refiero a una variante que se pueda argumentar de buena forma que refleja la redacción del texto original. Este, el tercer grupo más grande, a pesar de que se trata de variantes significativas, no tiene credibilidad. Por ejemplo, en Lucas 6:22, la NVI dice: “Dichosos ustedes cuando los odien, cuando los discriminen, los insulten y los desprestigien por causa del Hijo del hombre.” Pero un manuscrito de los siglos X-XI (el códex 2882) carece de las palabras “por causa del Hijo del hombre”.  Esa es una variante muy significativa, ya que parece decir que una persona es bendecida cuando es perseguida, sin importar su fidelidad a Cristo. Sin embargo, está sólo en un manuscrito, y en uno relativamente tardío. No tiene ninguna posibilidad de reflejar la redacción del texto original, ya que todos los otros manuscritos están en su contra, incluyendo unos cuantos que son mucho, mucho anteriores.

La categoría más pequeña, con mucho, es la última categoría: las variantes significativas y viables. Estas comprenden menos del 1% de todas las variantes textuales. Sin embargo, incluso en este caso, ninguna creencia principal está en juego. Estas variantes afectan a lo que enseña un determinado pasaje, y por lo tanto lo que la Biblia dice en ese lugar, pero que no ponen en peligro las creencias esenciales.

¿El proceso de copiar la copia de una copia no es parecido al “juego del teléfono”?

R: No lo creo. En el juego del teléfono el objetivo es distorsionar una emisión original, de modo que al final de la línea no se parezca en absoluto a la original. Sólo hay una línea de transmisión, es oral y no escrita, y el crítico oral (la persona que está tratando de averiguar cuál era el enunciado original) sólo puede interrogar a la última persona de la fila.

En lo que respecta al texto del Nuevo Testamento, hay varias líneas de transmisión, y los documentos originales fueron casi seguramente copiados muchas veces (que es lo que mejor explicaría por qué habían desaparecido para finales del siglo II).

Por otra parte, el crítico textual no se basa únicamente en la última persona en la línea de transmisión, sino que puede interrogar a muchos escribas a lo largo de los siglos, retrocediendo hasta el siglo II.

E incluso cuando los testimonios manuscritos tempranos son escasos, tenemos el testimonio de los Padres de la Iglesia en cuanto a lo que decía el texto original.

Finalmente, el proceso no está diseñado para ser un juego de salón, sino que pretende duplicar fielmente el texto original – y este proceso no depende de personas que oyeron un enunciado susurrado sólo una vez, sino en ver el texto y copiarlo.

El juego del teléfono está muy lejos de ser como el proceso de copia de los manuscritos del Nuevo Testamento.

Una de las tesis de Ehrman es que los escribas ortodoxos manipularon el texto en cientos de lugares, dando lugar a alteraciones de las afirmaciones esenciales del Nuevo Testamento. ¿Cómo responde usted?

R: Ehrman está en lo correcto al decir que los escribas ortodoxos alteraron el texto en cientos de lugares. De hecho, es probable que fuera en miles de lugares. Los principales de ellos son cambios en los Evangelios para armonizarlos en redacción unos con otros.

Pero sugerir que estas alteraciones cambian afirmaciones esenciales del Nuevo Testamento va más allá de la evidencia. Las variantes que produce no hacen lo que él parece afirmar. Desde el siglo XVIII con Johann Albrecht Bengel, que estudió las variantes textuales significativas y viables, los eruditos han adoptado lo que es llamado “la ortodoxia de las variantes.” Durante más de dos siglos, la mayoría de los eruditos bíblicos han declarado que ninguna afirmación esencial ha sido afectada por las variantes. Incluso Ehrman ha admitido este punto en tres debates que he tenido con él. (Para aquellos que estén interesados, pueden solicitar el DVD de nuestro segundo debate, que tuvo lugar en el campus de la Universidad Metodista del Sur.)

Anuncios
Categorías: Entrevistas, Traducciones | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.