Daniel B. Wallace sobre la crítica textual del Nuevo Testamento (parte 2)

Segunda parte de la entrevista de Daniel B. Wallace. Parte 1 aquí.

¿Cuál es el manuscrito más antiguo que tenemos?

Hasta fines de 2011, la respuesta sería la siguiente: un fragmento de papiro que está en la Biblioteca John Rylands de la Universidad de Manchester, Inglaterra, es muy probablemente el documento más antiguo del Nuevo Testamento del que sepa hasta hoy. Conocido como P52 o Papiro 52, este trozo de papiro tiene Juan 18:31-33 en un lado y Juan 18:37-38 por el otro.

Fue descubierto en 1934 por C. H. Roberts. Éste envió fotografías de el a los tres papirólogos más importantes de Europa y consiguió su evaluación de su edad: cada uno dijo que no era posterior al año 150,  y que era tan temprano como el año 100. Un cuarto papirólogo opinó que podría ser de los años 90. Desde el descubrimiento de este manuscrito se han descubierto hasta once papiros del Nuevo Testamento del siglo II.

El 1 de febrero de 2012, anuncié en un debate con el Dr. Bart Ehrman, en la UNC Chapel Hill, que recientemente habían sido descubiertos hasta seis papiros más del siglo II . Todos ellos son fragmentarios, tienen sólo una hoja, o parte de una hoja. Uno de ellos rivaliza en edad con el P52: un fragmento del Evangelio de Lucas. Pero el hallazgo más importante fue un fragmento del Evangelio de Marcos, ¡que un eminente paleógrafo ha fechado en el siglo I!

Lo que hace esto tan asombroso es que no hay manuscritos de Marcos que sean ni siquiera del siglo II. Pero aquí podemos tener un documento que fue escrito mientras algunos de los cristianos de la primera generación estaban vivos, y antes siquiera de que el Nuevo Testamento fuera completado. Estos siete manuscritos serán publicados por E.J. Brill en algún momento en 2013, en un libro de varios autores. Hasta ese momento, todos debemos ser pacientes y mantener una actitud expectante. Cuando el libro salga será investigado por los expertos en crítica textual.

¿Cómo es el número de manuscritos del Nuevo Testamento en comparación con otros documentos históricos existentes?

Los eruditos del Nuevo Testamento se enfrentan a un exceso de material en comparación con los datos con los que los especialistas en los clásicos griegos y latinos tienen que trabajar. El promedio de los restos literarios de un autor clásico es de no más de veinte ejemplares. Tenemos 1.000 veces más manuscritos del Nuevo Testamento que los que tenemos para el autor greco-romano promedio. No sólo esto, sino que los manuscritos existentes del autor clásico promedio son no de antes de 500 años después de la época en que escribió. Para el Nuevo Testamento tenemos que esperar sólo unas décadas para tener copias que hayan sobrevivido. El autor mejor clásico en términos de copias existentes es Homero: los manuscritos de Homero son menos de 2.400, en comparación con los manuscritos del NT que son aproximadamente diez veces esa cantidad.

Categorías: Entrevistas, Traducciones | Etiquetas: , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Daniel B. Wallace sobre la crítica textual del Nuevo Testamento (parte 2)

  1. Amatulah Ameenah Arub

    Allahu Akbar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.