Daniel B. Wallace sobre la crítica textual del Nuevo Testamento (parte 1)

Daniel B. Wallace

Daniel B. Wallace es uno de los buenos especialistas estadounidenses en crítica textual del Nuevo Testamento, y además es cristiano, lo cual lo hace una voz autorizada entre quienes se relacionan con el texto desde la fe. En esta entrevista, publicada originalmente en The Gospel Coalition, responde algunas preguntas básicas acerca de la crítica textual del Nuevo Testamento. Proponemos que se lea al mismo tiempo como complemento y contraparte de las opiniones que hemos visto de Bart D. Ehrman (tanto en el libro Jesús no dijo eso, como en el debate Ehrman-Evans) con quien Wallace está enfrentado en varios temas académicos. Y donde sentimos que hacía falta hacer una precisión o podíamos aportar algo incluimos comentarios en cursiva, entre corchetes. Próximamente estaremos posteando las partes 2 y 3.

¿Qué es la “crítica textual”?

R: La crítica textual es la disciplina que trata de determinar el texto original de cualquier documento cuyo original ya no existe. Existen además otros objetivos secundarios de la crítica textual, pero así es como se la ha definido clásicamente […]

[N. del T. Un elemento obvio pero muy importante que Wallace no menciona es que la reconstrucción del texto siempre va de la mano de los manuscritos disponibles: si sólo se tienen manuscritos con un texto muy corrompido las posibilidades de llegar al texto “original” del autor disminuyen (y además definir qué es el texto “original” no es tan sencillo como parece a simple vista: ver Ehrman, Jesús no dijo eso, pp. 79-85); pero en cualquier caso siempre se puede intentar: a) reconstruir el texto más temprano posible b) reconstruir el texto tal como era en la época en que se crearon los manuscritos de los que se dispone, o c) usar las diferentes variantes de los textos como una “ventana” a la historia de las personas que crearon los manuscritos, y ésas son algunas de las tareas en la que se ha interesado recientemente la crítica textual como disciplina. Como se verá en las siguientes respuestas, Wallace está muy confiado en que se puede recuperar el texto original (o uno muy cercano al original) entre otras cosas porque hay varios manuscritos muy tempranos.]

R: […] Esta disciplina es necesaria también para el Nuevo Testamento porque los originales ya no existen, y porque hay varias diferencias por capítulo incluso entre los dos manuscritos tempranos más próximos. Todos los manuscritos del Nuevo Testamento difieren entre sí en algún grado, ya que todos fueron escritos a mano.

[N. del T. Esto porque al escribir a mano, incluso cuando lo hace alguien calificado, ocurren distracciones, errores, o el simple cansancio de la vista o la mano provocan que las copias no sean exactamente iguales. Si no lo cree, trate de escribir en forma manuscrita un texto de cierta extensión, luego compárelo con el original… y cuente las diferencias. Si se suma a esto, por ejemplo, que en ocasiones el proceso se hacía con una persona leyendo el texto y otras tomando dictado, o que en los manuscritos griegos se escribía sin marcas de acentuación y sin dejar espacios entre palabras (SINMARCASDEACENTUACIONYSINDEJARESPACIOSENTREPALABRAS) las posibilidades de error aumentaban.]

¿Cuántos manuscritos del NT conocemos?

R: En cuanto a los manuscritos griegos, han sido catalogados más de 5.800. El Nuevo Testamento fue traducido muy pronto a varios otros idiomas, como el latín, el copto, el siríaco, el armenio, el georgiano, el gótico, etc. El número total de éstos todavía no ha sido contado, pero sin duda son decenas de miles.

Al mismo tiempo, cabe señalar que la mayoría de los manuscritos proceden del segundo milenio después de Cristo, y la mayoría de los manuscritos no incluyen todo el Nuevo Testamento. Un fragmento de sólo uno o dos versículos todavía cuenta como un manuscrito. Y, sin embargo, el tamaño promedio de un manuscrito del Nuevo Testamento es de más de 450 páginas.

En el otro extremo de los datos están las citas del Nuevo Testamento hechas por Padres de la Iglesia. Hasta la fecha han sido tabuladas más de un millón de citas del Nuevo Testamento por parte de los Padres de la Iglesia. Estos Padres se extienden ya desde el siglo primero hasta el final de la Edad Media.

* Próximamente, partes 2 y 3

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Amatulah Ameenah Arub dice:

    Alhandulillah

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s