Roger E. Olson sobre la Biblia como Palabra de Dios

Roger E. Olson es profesor de teología en el George W. Truett Theological Seminary de la Baylor University en Waco, Texas. Es Doctor en Estudios Religiosos en la Rice University y se graduó del North American Baptist Seminary. Es autor de trece libros de teología, editor de la revista Christianity Today y editor general de Christian Scholar’s Review. También fue presidente de la American Theological Society and co-director del Evangelical Theology Group of the American Academy of Religion. Sus áreas de interés son la teología histórica y las denominaciones religiosas y sectas estadounidenses. Escribe en Patheos.com.

Razones para creer que la Biblia es la Palabra de Dios

por Roger E. Olson

     Cada vez que hablo sobre la infalibilidad bíblica o el testimonio interno del Espíritu Santo (como la base para creer que la Biblia es la Palabra de Dios) surgen las mismas preguntas. La gente se pregunta:               1) ¿Cómo se puede confiar en que la Biblia sea verdad teológica si hay errores en ella? y                               2) ¿De qué manera el testimonio interno del Espíritu Santo escapa del puro subjetivismo?

Aquí están mis respuestas.

1) Si usted depende de la presunta infalibilidad de la Biblia (estrictamente interpretada como sin ningún error, aunque sean de importancia menor) para creer en el mensaje teológico de la Biblia (la verdad del evangelio), está en serios problemas desde el principio.

En primer lugar, el sentido común dice que una persona o un libro no tiene que ser impecable en cada detalle para ser verdad y tener autoridad en su tema principal. Casi ningún libro cumple con el estándar de la inerrancia estricta. Probablemente ninguno lo hace. Y sin embargo, por lo menos algunos son considerados con autoridad y dignos de confianza. Mi esposa me ama, de eso no tengo duda. Sin embargo, a veces hace cosas que parecen incompatibles con el verdadero amor. ¿Y qué? En el conjunto y en su mayor parte, durante casi cuarenta años, ha demostrado amarme. ¿Voy a dudar de su amor hacia mí porque, de vez en cuando durante esos años, ha dicho o hecho cosas incompatibles con el amor perfecto? No. (Debería cambiar esto y hablar de mi amor hacia ella, a pesar de hacer cosas incompatibles con el amor. ¡Soy mucho más culpable que ella! Pero el punto es el mismo.)

En segundo lugar, todo el mundo sabe y admite que si la Biblia es infalible, lo fue sólo en los autógrafos originales y no en ninguna Biblia existente (incluso en los manuscritos mejor reconstruidos en hebreo y en griego). Por lo tanto, ¿alguna Biblia es fiable en cuanto a todo su contenido? No lo creo.

En tercer lugar, y esto lleva a la segunda pregunta y su respuesta, la creencia en la infalibilidad de la Biblia requiere fe precisamente porque sólo los autógrafos originales pueden ser creídos como absoluta y técnicamente infalibles. Por lo tanto, es posible, incluso fácil, tener fe en la verdad del contenido teológico de la Biblia incluso si uno no cree en su infalibilidad. Ambos requieren fe. La fe en una no depende de la fe en la otra.

2) No hay ninguna prueba de la inspiración sobrenatural de la Biblia, su verdad absoluta y su autoridad que no sea “la demostración del Espíritu y poder” (Lessing). Sin el testimonio interno del Espíritu Santo, siempre surgirán las dudas acerca de la verdad y autoridad de la Biblia porque no hay ninguna prueba racional. Hay, por supuesto, evidencias internas y externas, pero no suman a la prueba. Si usted basa su creencia en la verdad y la autoridad de la Biblia en sus evidencias internas y externas, su creencia siempre será inestable y vulnerable a nuevos descubrimientos en la investigación histórica y arqueológica. Como me gusta decir, usted tendría que esperar cada nuevo número de la revista Arqueología Bíblica para saber si todavía se puede creer que la Biblia es la Palabra de Dios (aparte de la fe).

Como he dicho anteriormente, la creencia en la infalibilidad de la Biblia requiere fe:  fe en la infalibilidad de los autógrafos originales que no existen.

Desafío a cualquiera a proporcionar una prueba absoluta de la condición de la Biblia como la Palabra de Dios sin apelar a nada “subjetivo” como el testimonio interno del Espíritu Santo, y (lo que es lo mismo) la fe.

Por último, si usted basa su creencia en Jesucristo como Salvador y Señor en el estatus de verdad de la Biblia en lugar de al revés (basando su verdad en su poder de transformar a través de una relación con Jesucristo), usted está en riesgo de idolatría. Jesús es el mensaje teológico de las Escrituras. Lutero lo sabía, al igual que Calvino. Pero los fundamentalistas y los neo-fundamentalistas ponen la Escritura por sobre Jesús cuando tratan de hacer la creencia en Él como Salvador y Señor dependiente de la infalibilidad de la Biblia. La Biblia, entonces, se convierte en el regalo en lugar de Jesucristo. Debe ser (y es) al revés: Jesús es el regalo. La Biblia es simplemente la caja que nos lo entrega. Creo en la verdad de la Biblia y la autoridad a causa de él. Pero eso de ninguna manera requiere creer en la precisión absoluta, técnica y detallada de cada afirmación de las Escrituras.

(Enlace original aquí)

Categorías: Traducciones | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.