¿Qué puede ofrecernos la Biblia hoy en día?

“¿De qué nos sirve una colección de libros escritos por pastores de la Edad del Bronce?”, dicen con desdén algunos. La respuesta es (o puede ser): de mucho. Leyendo el Comentario Bíblico Latinoamericano, dirigido por Armando J. Levoratti, surge el valor de las lecturas críticas y liberadoras de la Biblia, en este caso los libros proféticos:

     “Hoy muchos piensan la historia como un proceso cerrado. Lo que importa es utilizar lo mejor posible las piezas existentes, porque no se encontrarán otras nuevas. Tal concepción converge en un veredicto desilusionado. El proceso histórico está esencialmente predeterminado y no abre muchas posibilidades para el futuro. La concepción profética de la historia propone un discurso diferente. Parte de la asombrosa afirmación de que en el proceso humano están presentes la discontinuidad, la sorpresa y la novedad. La conversación entre Abraham, Sara y los tres visitantes en Gn 18,1-­15 nos puede servir de ejemplo. Los visitantes anuncian que Sara tendrá un hijo a pesar de su edad avanzada. Sara, incrédula, se ríe. Pero uno de los visitantes pregunta: «¿Hay algo difícil para Dios?», y al año siguiente Abraham y Sara son protagonistas y testigos de un nacimiento que ellos y su mundo consideraban imposible.

Los profetas se niegan a absolutizar el presente. El discurso profético hace ver a las claras que una gran parte del dolor humano tiene su origen en la manipulación del poder económico y político, ya que por lo general el fuerte oprime al débil. Tales sufrimientos no son el peso inexorable de un destino fatal, sino que proceden de estructuras y sistemas instituidos por los hombres, que pueden y deben ser modificados. Los profetas se niegan a creer que el proceso del mundo está cerrado y que se rige exclusivamente por pautas de explotación y de opresión. Si la historia humana continúa es porque Dios deja abiertas nuevas posibilidades históricas, más allá de toda expectativa humana: Desde ahora te hago oír cosas nuevas, guardadas en secreto, y que no conocías (Is 48,6).” (1)

Notas:

(1) Levoratti, A. (dir.), Comentario Bíblico Latinoamericano, Editorial Verbo Divino, 2007, pp. xviii. (Link aquí)

Categorías: Editorial | Etiquetas: | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.