Hipótesis Documentaria: relación entre las fuentes y la historia del antiguo Israel: J y E

     Hasta 722 a.C., la tierra de la Biblia estuvo dividida en dos reinos independientes entre sí: Israel en el norte y Judá en el sur. Ambos reinos tenían sus propios centros religiosos, sus propios grupos sacerdotales, y sus propias versiones de sus historias tradicionales. Esto resultaría de gran importancia en el desarrollo de dos de los textos fuente que hemos venido conociendo: J y E. Ya hemos visto que, a partir del análisis de los textos, los especialistas opinan que J y E fueron escritas en algún momento entre los siglos IX  y VIII a .C. (deducción corroborada, por ejemplo, por la evidencia lingüística). Pero además de la época, el análisis de estos textos entrega pistas sobre el lugar en donde fueron escritos. Esto porque cada fuente se refiere a un contexto específico en la historia del antiguo Israel, que refleja los intereses, preocupaciones, y la mentalidad de los grupos que las escribieron. Las diferencias entre estos dos textos son tan evidentes que por sí solas hacen sumamente difícil mantener que fueron redactados por la misma persona, o tan siquiera, por ejemplo, por el mismo grupo de sacerdotes. Simplemente hay demasiados elementos divergentes. Así, los especialistas pueden decir con seguridad que J fue escrito en el reino del sur: Judá; mientras que E lo fue en el reino del norte: Israel. Como hemos venido haciendo, ofrecemos la evidencia presentada por Richard E. Friedman en The Bible with Sources Revealed (pp. 18-27).

Tribus del norte y del sur:

  • Judá, el cuarto hijo del patriarca Jacob, es una figura importante únicamente en J. El escritor de J dedica mucho tiempo a explicar el papel preponderante de la tribu de Judá, y el surgimiento de las condiciones políticas de su época. Por ejemplo, narra la historia de Judá y Tamar (Génesis 38) que termina con el nacimiento de Fares, ancestro del clan del que descendían los reyes de Judá. También, cuando Jacob se encuentra en su lecho de muerte, se cuenta que bendice a Judá y promete la monarquía a sus descendientes, pasando por alto a sus hermanos mayores: Rubén, Simeón y Leví. Las razones que se dan para esto son que Rubén tuvo sexo con la concubina de su padre; y que Simeón y Leví en cierta ocasión masacraron a los hombres de Siquem. En J se narran ambas historias, en E ninguna.
  • La historia de J de la masacre en Siquem también arroja una luz negativa acerca de la adquisición de la ciudad de Siquem. Siquem era la capital del reino del norte, Israel, construida por Jeroboam I, el rey que se había rebelado contra Judá. En E, Jacob adquiere su territorio en la ciudad de Siquem, la futura capital de Israel, por medio de una compra en vez de la violencia (Génesis 33:18-19).
  • En J, Judá es el hermano que salva a José de los planes de los otros hermanos para matarlo (Génesis 37:26-27); es Judá quien asegura a Jacob que él verá que Benjamín vaya y vuelva a salvo de Egipto (Gén 43:8-9), y es Judá quien habla por sus hermanos y defiende a Benjamín ante José en Egipto (44:18-34). En E, es Rubén (el primogénito) el que salva a José de los planes de los otros hermanos de asesinarlo (Génesis 37:22), y es Rubén quien asegura a Jacob que él verá que Benjamín vaya y vuelva a salvo de Egipto (42:37).
  • En J se cuentan las historias de los nacimientos de Rubén, Simeón,  Leví y Judá, pero ninguna de los hijos de Jacob que dieron origen a las tribus del norte. En E, las historias de los nacimientos de los hermanos no incluyen a Judá (ni a Rubén, Simeón o Leví), pero sí incluyen a todas las tribus que eran parte del reino del norte, de Israel: Dan, Neftalí, Gad, Aser, Isacar, Zabulón, Efraín, Manasés y Benjamín. Y en E el derecho de primogenitura es otorgado a José, y a partir de él se crean dos tribus: Efraín y Manasés, que eran las dos tribus más grandes del reino de Israel. Pero además, en E Efraín es favorecido por sobre Manasés (Génesis 48:13-20): Efraín era la tribu de Jeroboam, el primer rey del reino del norte, y con frecuencia la tribu dominante de Israel, tanto así que Efraín es usada a veces en la Biblia hebrea como eufemismo para todo el reino del norte.
  • Siquem es identificada en Josué 24:32 como el lugar tradicional de la tumba de José, y es en E que aparece la historia en que José pide ser enterrado en Canaán, no en Egipto. E luego tiene la noticia en la historia del éxodo de que el pueblo lleva con el los huesos de José cuando dejan Egipto.
  • Mientras que J es favorable a la familia real de Judá, de David, Salomón y Roboam, E contiene elementos que implícitamente los critican. Salomón estableció tributos (hebreo missîm), una política que requería trabajar para el rey que ofendió tanto a las tribus del norte que es identificada en el libro de Reyes como una razón de su quiebre con Judá y la formación del reino del norte, de Israel, cuando Roboam llegó al trono: su primer acto de rebelión fue apedrear al jefe de los tributos (1 Reyes 12:18). E refleja esto intencionadamente, ya que describe la esclavitud de Israel por los egipcios con las palabras “enviaron capataces de tributos (missîm) sobre ellos” (Éxodo 1:11).

Geografía y Fronteras:

  • En J, Abraham vive en Mamre/Hebrón (Génesis 13:18; 18:1). Hebrón era la capital de Judá.
  • En J, los exploradores a quienes Moisés envía a espiar la tierra de Canaán recorren solamente Hebrón y otros lugares de Judá, en cambio, nada de lo que se convertiría en el reino del norte, de Israel (Números 13:17-20, 22-24). Y en esa historia, el único explorador que tiene un punto de vista positivo es Caleb. El territorio calebita estaba localizado en Judá, e incluía a Hebrón.
  • En J, Dios promete a Abraham la tierra “desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates” (Génesis 15:18). Esto coincide con las fronteras atribuidas a David, el primer rey de Judá.
  • En J hay más relatos acerca de Jacob y Esaú que en las otras fuentes. Y en J, Esaú es identificado como el ancestro de Edom. En J hay también una lista de los reyes de Edom (Génesis 36). Y solamente J tiene un relato del encuentro de Israel con Edom durante el viaje desde Egipto a la tierra prometida (Números 20:14-20). Judá limitaba con Edom; Israel no. Y se reporta en Samuel y en Reyes que David conquistó Edom y que éste permaneció subyugado a Judá hasta el reinado de Joram.
  • Además de Siquem, el primer rey del Israel del norte, Jeroboam, es asociado con otra ciudad, Penuel, que se dice él construyó (1 Reyes 12:25). E tiene la historia de la pelea de Jacob con Dios, que termina con el nombre del lugar donde ocurrió: Penuel (Génesis 32:30).

Liderazgo religioso

  • En J el arca es importante (Números 10:33-36; 14:41-44), pero en E nunca es mencionada. El arca estaba en Judá, no en Israel.
  • E tiene fuertes conexiones  con los levitas del sacerdocio de Silo. Contiene un código legal, el Código del Convenio (Éxodo 21-23); esto sugiere que proviene de sacerdotes ya que los códigos legales en otros lugares de la Biblia hebrea provienen exclusivamente de sacerdotes (D, P, y Ezequiel).
  • Otros elementos de E confirman esta conexión sacerdotal y apuntan a un grupo en particular de sacerdotes del norte. Los sacerdotes de Silo tienen una relación específica con el reino del norte, de Israel, y con E. Su lugar en el sacerdocio de Jerusalén, en Judá, se resintió cuando el rey Salomón expulsó a su sacerdote jefe Abiatar y dio la jefatura del sacerdocio únicamente a un sacerdote descendiente de Aaarón. El profeta Ahías de Silo instigó la rebelión de Jeroboam y la formación del reino del norte (1 Reyes 11:29-39). Sin embargo, después Jeroboam falló en hacer a estos levitas excluidos los únicos sacerdotes de su nuevo reino. Siguiendo al establecimiento de los becerros de oro de Jeroboam, Ahías de Silo condenó a su dinastía (1 Reyes 14). La historia de E del becerro de oro corresponde a estos eventos: al decir que Aarón hizo becerros de oro en Horeb denigra tanto a los sacerdotes de Jerusalén, que eran descendientes de Aarón, como a los del becerro de oro de Israel del norte. Sin embargo, en esta historia de E, son los levitas quienes destruyen la herejía del becerro de oro.
  • En E hay otra historia en que Aarón es disminuido. Aarón y Miriam hablan contra Moisés acerca de su esposa cusita, pero Dios en persona se pone de lado de Moisés y declara que la experiencia de Dios de Moisés es superior a la de Aarón o la de cualquier otro profeta. Tanto en la historia del becerro de oro como en la de la esposa cusita, Aarón reconoce la posición superior de Moisés dirigiéndose a él como “mi señor”. Esto resultaba inaceptable para los sacerdotes aarónidas de Jerusalén, como veremos cuando revisemos otro de los textos fuente: P.
  • Y en E, cuando Moisés ve al becerro de oro arroja las tablas que había bajado de la montaña, y no hay ningún reporte de que consiguiera un segundo par de tablas. Esto cuestionaría si realmente las tablas auténticas estaban en Judá.
  • Mientras que J prohíbe los dioses fundidos, que puede poner a los becerros de oro del reino del norte bajo cuestionamiento, E prohíbe los dioses de plata y los dioses de oro (Éxodo 20:23), que puede aplicarse a los establecimientos religiosos tanto del norte como del sur.
  • De acuerdo a 1 Reyes, los símbolos de la presencia de Dios en Judá eran los querubines dorados ubicados sobre el arca, mientras que los símbolos de esa presencia en Israel eran los dos becerros de oro, erigidos por Jeroboam I. Los querubines son mencionados en J pero no en E. Y en J, en los Diez Mandamientos, el mandamiento en contra de los ídolos es establecido como la prohibición de los dioses fundidos (Éxodo 34:17). Los becerros de oro de Israel eran fundidos, y por lo tanto son prohibidos; pero los querubines dorados de Judá no eran fundidos (eran tallados en madera y luego bañados en oro).
Categorías: Libros | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.